Page 196

RHM_124

EL MAPA DE AMÉRICA EN TIEMPOS DE CARLOS III 195 El mapa de Fritz,59 de comienzo de siglo, sintetiza la actividad explo-ratoria en la región y recoge las aportaciones cartográficas y descriptivas. De forma distinta hay que ver la actividad cartográfica de militares y marinos,60 cada uno en el ámbito respectivo, en un tiempo en que estaba sin resolver el problema de la longitud; su preparación profesional era oportuna, las actividades que se les encomendaban lo exigían y aunque puedan apa-recer rasgos tradicionales, sus cartas son plenamente solventes en la época, ya sean realizadas sobre trabajo de campo ya desarrolladas en gabinete. Por ejemplo, los cronómetros y su uso propiciaban errores que originaban equi-vocaciones importantes (un minuto de error producía 15 de arco de meridia-no o 28 km en zona ecuatorial); a mediados de siglo se resuelve el problema del cronometro, pero para entonces la primacía cartográfica se hallaba ya en manos de ingleses y franceses. 17. Misiones de Mojos y Chiquitos (J. Iraizos, c.1756), apud Furlong. Livorno; el escaso éxito llevó a Cosme II (sucesor de Fernando) a cortar esa vía. 59  Del mapa del jesuita de1689 realizado durante su viaje a Pará; un segundo mapa en cuatro hojas (1692) que, levemente corregida (“el gran río Marañón o Amazonas con la misión de la compañía de Jesús, geográficamente, según Samuel Fritz, misionero en dicho río”) fue publi-cada en Quito (1707); realizó otros. Posteriormente en inglés, francés, alemán, La Condamine en 1745 y después, también en Francia (1781). 60  Entre la cartografía dibujada por profanos y la ejecutada por profesionales aparecen mapas intermedios ejecutados por frailes que, anteriormente, desarrollaron una actividad diferente; alguno fue piloto antes que fraile. Con absoluta seguridad los mapas de los primeros fue bien aprovechada por los expertos. Revista de Historia Militar, 124 (2018), pp. 195-208. ISSN: 0482-5748


RHM_124
To see the actual publication please follow the link above