Page 202

RHM_124

EL MAPA DE AMÉRICA EN TIEMPOS DE CARLOS III 201 Pero se ha afirmado que los mapas conforman pero pueden enga-ñar, que la cartografía histórica sirve para mostrar la configuración del espacio o territorio tanto como para evidenciar los errores, deformacio-nes y manipulaciones de que han sido objeto intencionada o involunta-riamente; tanto pueden valer como elemento persuasor de la realidad como pura sofistería. No obstante siempre de la aceptación de que la cartografía entra dentro de la categoría de lenguaje y que se trata de un lenguaje franco universal, que son la ventada de la Historia; todo lo demás puede ser discutible. Asimismo puede observarse el mapa o carta bajo la doble atención de arte u oficio, de nuevo en una actitud retórica sobre la cartografía como algo espontáneo o normalizado, necesario o accesorio, útil u ornamental, imprescindible o superfluo, experimental o especulativo, objetivo o subjetivo, relativo o absoluto, riguroso o apro-ximado, técnica o arte, artesanía o ingeniería… En todos los casos, carta o mapa requiere siempre de un proceso de “restitución” y de “interpreta-ción”; conceptos siempre vigentes. Ciertamente también existe la posibilidad de que la carta se con-vierta, como lo hizo con anterioridad, en un “signo de riqueza”, en un testimonio de poder, en una declaración de dominio; en algo más que un puro ornamento que canta el nivel cultural del anfitrión y evidencia la magnitud de su empresa o la aspiración maximalista de su reino, la pretensión frente a un competidor, la propuesta ante un contencioso u obsequio ante un egregio personaje. No hay duda acerca de su belleza, de su arte, de su sentido estético u ornamental. Puede haber fundadas notas de deformación en alguna de las imágenes que se representan; hasta es posible que la imagen representada parezca no tener relación alguna con el espacio allí sintetizado y hasta que no exista, pero es indiscutible su atractivo por encima de su valoración cartográfica. De facto se ha plan-teado, insistimos, la existencia de una cartografía con mayores dotes de Revista de Historia Militar, 124 (2018), pp. 201-208. ISSN: 0482-5748 arte que de oficio. Enseguida se percibe que uno y otro son consustanciales con el mapa en cualquier tiempo; quizá pueda llegarse a una conclusión gene-ralizadora, y por tanto con no pocas excepciones, de que prevalece el arte sobre el oficio en razón inversamente proporcional a su antigüedad; a mayor dosis de antigüedad mayor valor artístico, un precio superior en el mercado; parafraseando a Petronio, el amor al arte nunca enriqueció a nadie, su comercio sí. En síntesis se estaría ante unaobra que puede ser inscrita entre las que llevarían el sugerente y eufónico nombre de “arte aplicada y oficio artístico”.


RHM_124
To see the actual publication please follow the link above