Page 221

RHM_124

220 ENRIQUE GOZALBES CRAVIOTO tensión entre sectores políticos y militares en unos determinados momen-tos, como también existieron mucho más tarde en la propia Roma26. Un ejemplo de golpe de Estado militar lo encontramos en la actuación del ge-neral Bomilcar justamente en el momento en el que, a finales del siglo IV a. C., Cartago recibía el ataque del tirano siciliano Agathocles, un intento significativamente finalizado en fracaso27. Por el contrario, la atribución de Fabio Pictor de una voluntad de Asdrúbal Barca para vulnerar la lega-lidad cartaginesa, como el mismo Polibio ya reflejaba,28 es una versión absolutamente tergiversada. El encargo de la dirección del ejército cartaginés, desde el principio al final, aparece relacionada con un miembro de alguna de las muy con-tadas familias de la aristocracia dominante en la urbe. Ello es así porque sin duda esos miembros de altas familias, desde muy jóvenes, participa-ban activamente en el ejército, formando parte de la dirección, y sobre todo aprendiendo precisamente el arte de la guerra en las distintas acciones en las que estaban presentes. Tan sólo así puede explicarse esa confianza plena del Senado en los mismos, su prestigio y el peso que esos generales en jefe tuvieron en la vida de la propia Cartago. De igual forma, en este caso en un análisis inverso, es cierto que el personaje de Aníbal, hijo de Amílcar Barca en cuyo ejército formó, que fue además el jefe de la caballería a las órdenes de su cuñado Asdrúbal, es un ejemplo de lo que debieron ser esos todo-poderosos generales en los siglos anteriores, en este caso además con un elemento novedoso y de una cierta sorpresa e improvisación: su elección (previa al Senado) por parte de las propias tropas que dirigían los Bárquidas en Ibería29. El igualmente cierto que la sucesión de padre a hijo se produjo en otras ocasiones anteriores, como ejemplos bien significativos el que en el siglo V a. C. al Strategos Magón le sucedieran sus dos hijos Asdrúbal glo VI y Hanon en el IV a.C., protagonizaron intentonas o insurrecciones, mientras que todos los demás que mencionan los textos antiguos fueron protagonizados por antiguos generales con mando en toda la historia de Cartago”. 26  De hecho, el intento de golpe para establecer una tiranía por parte de Hannon “el Grande”, a mediados del siglo IV a. C:, y que describe JUSTIN. XXI, 4, no corresponde a un general en ejercicio sino a quien con toda probabilidad en esos momentos ejercía de Sufeta o máxima magistratura. No se habla de la utilización de tropas sino que sublevó a los esclavos que se juntaron a él en un gran número: no se trató por tanto de un problema con el ejército. 27  DIOD. XX, 44. 28  POLIB. III, 8, 1-3. 29  POLIB. III, 13, 4: “cuando a los cartagineses desde las tropas se les comunicó que la tropa unánimemente había elegido a Aníbal como Strategos, se reunió inmediatamente la asamblea del pueblo y, por unanimidad ratificaron la decisión de las tropas”. Revista de Historia Militar, 122 (2017), pp. 220-238. ISSN: 0482-5748


RHM_124
To see the actual publication please follow the link above