Page 222

RHM_124

CARACTERÍSTICAS Y EVOLUCIÓN DEL EJÉRCITO DE CARTAGO… 221 y Amílcar30, el que a fines del siglo V a. C. nombraran a Himilcón (hijo de Hannon) como colega-sucesor de un ya mayor Aníbal que eran todos ellos miembros de la misma familia31, o después de la muerte de Magón en el 375 a. C. cuando fue nombrado general en jefe su hijo Himilcón que era todavía joven32. Cuando en el 256 a. C. se produjo el desembarco del cónsul romano Atilio Régulo en África, los cartagineses eligieron a dos generales para enfrentarse a él, que se nombran como Bostar (totalmente desconocido) y Asdrúbal hijo de Hannon, al tiempo que se afirma que se llamó a toda prisa a otro general llamado Amílcar33, distinto del posterior Amílcar Barca, a quien previamente había nombrado Strategos en la lucha contra Roma en Sicilia34. Pero ante la derrota de los mismos y la imputa-ción de impericia por parte de Jantipo, los dirigentes cartagineses tuvieron una sesión en la que oyeron sus argumentos: se indica que entonces los generales decidieron confiarle el mando de las tropas, y más tarde lo rati-ficaron al ver que las maniobras habían elevado notablemente la moral de Revista de Historia Militar, 122 (2017), pp. 221-238. ISSN: 0482-5748 soldados y gentes35. En cualquier caso, también debe indicarse que la derrota del gene-ral cartaginés en una guerra era también particularmente mal recibida en la ciudad africana, lo que podía derivar en el castigo al mismo (en caso de considerar las autoridades políticas que había pecado de inhabilidad) que te-nemos documentado de una forma explícita en el siglo VI a. C. en el caso ya citado de Malco36, o incluso mediante su expiación por medio del suicidio (más o menos voluntario) para salvar el propio honor de su valor como en el caso de Amílcar, el ya citado hijo de Magón37. También es muy frecuente, bastante más de lo lógico, la muerte del general en el desarrollo del combate, lo que parece reflejar una actitud que no se mantendría con los Bárquidas (salvo el caso de Amílcar muerto para garantizar la retirada de buena parte de los soldados, incluido su hijo Aníbal): el general no debía sobrevivir al exterminio de su tropa. Pero no es menos cierto también que en determinados momentos las luchas políticas de las familias principales de Cartago se manifestaban en unas situaciones particularmente convulsas para la defensa de la ciudad, y que también suponían una división que se transmitía a la cúspide la de la 30  JUSTIN.: Ep. XIX, 1-2. 31  DIOD. XIII, 80. 32  DIOD. XV, 16. 33  POLIB. I, 30, 1. 34  POLIB. I, 24, 3. 35  POLIB. I, 32, 5-8. 36  JUSTIN.: Ep. XVIII, 7, 2. 37  JUSTIN, Ep. XIX, 3, 12.


RHM_124
To see the actual publication please follow the link above