Page 228

RHM_124

CARACTERÍSTICAS Y EVOLUCIÓN DEL EJÉRCITO DE CARTAGO… 227 En segundo lugar destaca de una forma muy específica la mención a la contratación de mercenarios iberos, que debe entenderse como una refe-rencia geográfica amplia al conjunto de la Península Ibérica, aunque por su salida al Mediterráneo parece obvio que la mayoría de ellos serían también de cultura ibera55, de la costa mediterránea y de Castilla-La Mancha56. Los mismos aparecen sin duda ya presen-tes desde el siglo VI a. C. en Cerdeña, pero son reclutamientos que vemos de forma expresa para las campañas de Si-cilia en algunas diversas ocasiones57. La historiografía ha tenido en cuenta la importancia de la presencia de estos mercenarios en el Mediterráneo como “vehículos” de transformación a partir de la incorporación de nuevas ideas a la vuelta a sus comunidades de origen. En este sentido, no tiene nada de extraño el que el fenómeno del mercenariado de los hispanos haya atraído mucho la atención de los investigadores como ya hemos señalado. Fig. 3. Guerrero ibérico en un relieve (siglos IV-II a. C.) de Osuna, con gran escudo y falcata. Museo Arqueológico Nacional. Los guerreros iberos recibían la herencia de su participación en los ejércitos del Mediterráneo (en especial en el de Cartago). 55  Vid. recientemente la aportación de MARÍN MARTÍNEZ, P. A. (fundamental), y con ante-rioridad los trabajos tradicionales de GARCÍA BELLIDO, A.: “Los mercenarios españoles en Cerdeña, Sicilia, Grecia, Italia y Norte de África”, en MENÉNDEZ-PIDAL, R. (Dir.), Historia de España. I, 2. España protohistórica, Madrid, 1960, pp. 647-680 y de GÁRATE CÓRDOBA, J. M.: Historia del ejército español. 1. Los orígenes, Madrid, 1981, a los que deben sumarse GARCÍA GELABERT, M. P. y BLÁZQUEZ, J. M.: “Mercenarios hispanos en las fuentes literarias y en la arqueología”, Habis, 18-19, 1987-1988, pp. 257-270, BAR-CELÓ, P.: “Mercenarios hispanos en los ejércitos cartagineses en Sicilia”, II Congresso di Studi Fenici e Punici, Roma, 1991, pp. 21-26 y QUESADA, F.: “Los mercenarios hispanos”, en ALMAGRO GORBEA, M. (Coord.), Historia Militar de España. Vol. 1: Prehistoria y Antigüedad, Madrid, 2009, pp. 165-173. 56  Igualmente como un cierto término orientativo, en las mencionadas disposiciones militares de Aníbal, previas a su marcha hacia Italia, ubicó en las ciudades costeras africanas y en Cartago como protección a “tersitas” (tartesios-turdetanos de Andalucía occidental), mastios (mastie-nos de la zona murciana), oretanos, iberos y olcades (gentes de la zona de Cuenca y Norte de Albacete); POLIB. III, 33, 9. Indicaba que también había baleares (llamados honderos por su especialidad). 57  DIOD. XI, 1; XIII, 54; XIV, 54. Revista de Historia Militar, 122 (2017), pp. 227-238. ISSN: 0482-5748


RHM_124
To see the actual publication please follow the link above