Page 28

RHM_124

LA PRESENCIA ESPAÑOLA EN GUINEA ECUATORIAL… 27 En los años 60, Guinea gozaba de un nivel de educación y de bien-estar manifiestamente mejor que otras regiones africanas colonizadas. Sin embargo, no hay que negar que la administración de Guinea estaba basada en un régimen de propiedad distinto, una explotación económica y un es-tatuto personal diferenciado para los españoles peninsulares y los nativos africanos. Los intentos de aumentar el nivel educativo, sobre todo a raíz de la aprobación del Estatuto de Enseñanza de 1943, no produjeron unos efectos sustanciales entre el nivel educativo de la población negra, más allá de producir una especie de clase social representado por el funcionariado de raza negra. Esto no implica que entre los mismos nativos no hubiera también condiciones de explotación parecidos a los que practicaban los europeos sobre los pueblos africanos. No se sabe mucho de la resistencia (armada) de los nativos a la colo-nización española. Hay constancia de que la colonización de Fernando Poo y Río Muni no fue pacífica del todo y se sabe de la resistencia pasiva a tra-bajar en las explotaciones agrícolas o en trabajos obligatorios en beneficio de infraestructuras; de ahí la necesidad permanente de traer mano de obra para suplir a los nativos guineanos. Tampoco hay constancia de que hubiera existido un movimiento unificado y coordinado que luchara contra la pene-tración europea; quizás fueran colectivos de la etnia fang los que iniciaron en 1925 pasos coordinados para resistir a la colonización europea pero no llegaron a resultados definitivos contrarrestados por las suspicacias que pro-vocaban en otras tribus de la zona y los esfuerzos conjuntos de franceses y españoles para neutralizarlos. La primera manifestación de protesta conocida contra la presencia española en Guinea se produjo en 1948 cuando el jefe de tribu Carmelo Nguema Ndong Asumu entregó en mano al entonces Subsecretario de la Presidencia, almirante Carrero Blanco18, una petición de mejor trato a los nativos y en contra de los excesos del colonialismo. El precedente de 1948 de alguna manera prendió y desde el principio de los años 50 se crean par-tidos nacionalistas guineanos tales como el IPGE (Idea Popular de Guinea Ecuatorial) y el MONALIGE (Movimiento Nacional de Liberación de Gui-nea Ecuatorial). Los dos movimientos eran intertribales, y aunque a los dos se les tildaba de “comunistas” por las autoridades coloniales, los dos eran de tendencias izquierdistas con rasgos de la tradición igualitaria africana que permite integrarlos en lo que entonces se denominaba “socialismo afri-cano”. Pero ninguno de esos, ni otros grupos menores, consiguió una uni- 18  Carrero Blanco había pertenecido a la tripulación del buque “Cánovas del Castillo” que en 1927 había sido encargado de recorrer el estuario de Río Muni para cartografiarlo. Revista de Historia Militar, 124 (2018), pp. 27-60. ISSN: 0482-5748


RHM_124
To see the actual publication please follow the link above