Page 37

RHM_124

36 MANUEL GARCÍA CABEZAS plantilla inicial de 431 hombres, los oficiales serán elegidos entre los guar-dias civiles voluntarios de la unidad disuelta y los de Infantería de Marina, prefiriéndose a solteros o viudos sin hijos. Entre los indígenas se tiene pre-ferencia a los de etnia pamue (y senegaleses). En 1913 se concedió Bandera a la nueva unidad. Con ocasión de los acontecimientos producidos durante la I Guerra Mundial y el internamiento de refugiados procedentes del Camerún alemán en Fernando Poo se envía una Compañía de Infantería de Marina desde Larache para vigilar los campamentos donde se les interna, operación que acaba en 1920. En 1923 comienza la recluta de voluntarios “morenos” de Guinea para Regulares y La Legión y desde 1929 la Guardia Colonial acoge en sus filas los reclutas europeos que hubiera en la zona sujetos al servicio militar. Como consecuencia del aumento de las plantillas y de no haber suficientes voluntarios procedentes de la Guardia Civil, desde tiempo de Primo de Ri-vera se autoriza a cubrir las vacantes de mandos de la Guardia Colonial con personal de las Armas del Ejército. La Guerra Civil trae los acontecimientos que hemos descrito ante-riormente y la permanencia en los Territorios de fuerzas militares hasta que son repatriadas a otros frentes. La postguerra en la Colonia lleva consigo una adecuación de la administración local al nuevo régimen; hay una cierta militarización de la misma y de los cargos anejos. Durante la misma, a causa de la inestabilidad en la zona debido a la II Guerra Mundial, hay moviliza-ciones de reemplazos (como en el resto de España) y mucho ruido de espías e informaciones que tienen su punto culminante en la Operación Postmaster y en el envío de la Agrupación del Ejército para reforzar la seguridad y hacer velar por la soberanía nacional en la zona. Transportados en barcos de la Trasmediterránea, el Sexto Tabor acampa en asentamientos de San Carlos, Yaundé y Mussola mientras que la artillería y otras armas despliegan en la defensa, principalmente, de las bahías de Santa Isabel, Concepción y San Carlos ante el temor de desembarcos de tropas aliadas. El despliegue duró de marzo de 1942 hasta marzo de 1944, confirmando la teoría de que la de-fensa del Territorio está más asegurada con fuerzas de la Armada que terres-tres. En 1952 se organiza la Guardia Marítima Colonial de los Territorios Españoles del Golfo de Guinea con misiones de control marítimo, vigilancia de costas y represión del contrabando. En el año 1956 se producen ya sucesos graves en Ifni. En Guinea, la Guardia Colonial pasa a denominarse Guardia Territorial y con el nuevo ré-gimen administrativo provincial llega el traslado de una Compañía Móvil de Revista de Historia Militar, 124 (2018), pp. 36-60. ISSN: 0482-5748


RHM_124
To see the actual publication please follow the link above