Page 73

RHM_124

72 ANTONIO AGUILAR ESCOBAR una amplia documentación con peticiones de indulto que muestran, entre otras características, los muchos años de abandono del ejército, entre diez y veinte, de algunos de estos hombres que a pesar de haber constituido una familia más o menos estable muchos de ellos, estaban imposibilitados de una integración social plena a causa del temor a ser apresados.15 Los delitos de deserción también se daban entre los oficiales, y los conflictos de competencia no eran solo entre autoridades civiles y militares sino que también se producían entre los militares de distinto grado. En otros casos se implicaban las autoridades civiles de menor rango, como los alcal-des de las distintas provincias y localidades. A continuación expondremos el caso del capitán Francisco Muñiz, que originó un enfrentamiento entre el maestre de campo de Filipinas Manuel de Santisteban y el gobernador Valdés Tamón en 1736. Este capitán estaba destinado en Calamianes para comandar una expedición de castigo a las islas de Mindoro «para embarazar infestasen a los enemigos moros de aquel presidio y pueblo de su provin-cia ». En consecuencia, una junta de guerra local fletó dos galeras para dicha misión que debía mandar el citado capitán. Sin embargo, este oficial había abandonado la expedición y con una de las galeras había regresado a Manila sin la correspondiente licencia, al parecer debido a enfrentamientos con el alcalde mayor de esa provincia de los que no se especifica su naturaleza. Al llegar a la capital el oficial fue detenido y encarcelado por el gobernador. La competencia para juzgar este tipo de delitos en primera instancia correspondía al maestre de campo según las leyes de Indias, siempre que el acusado tuviera plaza efectiva en la guarnición. Sin embargo, el gobernador procesó al oficial sin respetar ese trámite previo. Para ello se basó en una real cédula de 4 de abril de 1734 por la que se daba al gobernador la potes-tad para enjuiciar todas las causas civiles y criminales de la gente de guerra. Ante las protestas del maestre de campo, Valdés Tamón consulta al rey y le pide que confirme si esa real cédula implicaba la inhibición de los maestres de campo en las causas también en primera instancia, y si esa competencia 15  AGS. SGU, leg, 7176, 29. Concesiones de indulto 1792-1794. Por ejemplo, es el caso del sol-dado Juan Sánchez que había obtenido plaza en el batallón de veteranos de Caracas por ocho años y desertó al año siguiente de su incorporación. Después de estar prófugo durante once años se presentó a las autoridades pidiendo el indulto y solicitando la licencia del ejército. Alegó haberse casado durante su huida y tener dos hijos. Asimismo, manifestó estar enfermo e imposibilitado de continuar en el servicio y se ofreció a poner otro hombre en su lugar. Ge-neralmente, estos casos se resolvían favorablemente para el desertor cuando se comprobaba su inutilidad para el servicio con la certificación correspondiente y el informe favorable del capitán general. Revista de Historia Militar, 124 (2018), pp. 72-90. ISSN: 0482-5748


RHM_124
To see the actual publication please follow the link above