Page 82

RHM_124

JUSTICIA MILITAR Y CONFLICTOS DE COMPETENCIAS… 81 Como indicamos anteriormente, el gobernador remitió un oficio a la Audiencia el 2 de octubre de 1793 señalando que tenía noticias de que el reo José Guy había venido como soldado en los batallones de marina que viajaron en la fragata Imperial de la Compañía de Filipinas, desertando pos-teriormente. Como la ampliación del fuero decretada por Carlos IV incluía también la competencia para las causas sentenciadas por tribunales civiles y pendientes de ejecutar, manifestaba que se le podría aplicar dicho fuero, re-clamando asimismo la competencia para juzgarlo; en consecuencia se nega-ba a firmar la sentencia dictada por la Audiencia. El fiscal del alto tribunal se negó a aceptar la petición de Rafael María de Aguilar y, junto con los otros componentes de la Audiencia, remitió el asunto al rey a través del Consejo de Guerra en julio de 1794 para que dictaminara quien tenía razón. Entre otras razones, la Audiencia sugería en su argumentación que había un interés del regente, que en su día alegó una indisposición para ausentarse de Manila y no firmar la sentencia de muerte del reo, en demo-rar el asunto hasta la llegada del nuevo gobernador y así permitir que José Guy pudiera reclamar el fuero. Además, afirmaba que la autodeclaración del reo como desertor era un subterfugio que se ya se había utilizado por otros soldados y marineros para evadir la justicia ordinaria: «la excepción de desertor de marina alegada extemporáneamente y con tanta retardación por el reo es un efugio futil pues apenas habrá español de las tripulaciones de los buques de la Real Compañía que no lo use cuando se halla en igual situación».27 A su vez, la misma medida fue tomada por el gobernador, re-clamando para sí la competencia en el caso. El análisis de los contenidos de estas cartas enviadas al Consejo muestran las malas relaciones existentes entre el gobernador, que también era el capitán general, y los componentes de la Audiencia. Estos conflictos esconden una lucha de poder por el control de la vida y la administración de Manila en un periodo de la historia española en la que se produjo un proceso de creciente militarización y, por tanto, de preeminencia del estamento mi-litar en la sociedad. Por otra parte, José Guy se nos aparece como un oscuro personaje, tal vez un aventurero, que será utilizado para establecer un pulso entre las diferentes autoridades de Manila. El condenado, que permanecía en la cárcel desde su arresto en 1787, desvela su condición de desertor de la Marina justo después del decreto de 1793 que ampliaba el fuero militar a todos los sujetos que hubieran servido al rey un cierto número de años aunque hubieran desertado. De este modo esperaba conseguir la revisión de su causa y probablemente una sentencia 27  AGI. Filipinas, 73, N.2. Carta de la Audiencia de Manila al rey de 22/7/1794. Revista de Historia Militar, 124 (2018), pp. 81-90. ISSN: 0482-5748


RHM_124
To see the actual publication please follow the link above