Page 83

RHM_124

82 ANTONIO AGUILAR ESCOBAR más favorable. En efecto, desde la llegada al gobierno del archipiélago del gobernador Vasco Vargas en 1776, se empezaron a tomar medidas para po-tenciar el ejército de dotación fijo de Filipinas mejorando sus efectivos y su organización. Estas mejoras continuaron y se aumentaron con el gobernador Rafael María de Aguilar en la última década del siglo XVIII. Formaba parte de ese propósito dispensar un mejor tratamiento a los soldados españoles de guarnición, mejorando sus condiciones de vida: pagas, alojamientos, asistencia sanitaria, etc., con el fin de atraer más reclutas a dicho ejército. También se había mostrado partidario de tratar con más benevolencia a los desertores, justificando en parte su actitud dadas las penosas condiciones de vida de la tropa.28 En 1795, el Consejo de Guerra informa a la Audiencia de Manila que después de considerar las razones del gobernador para reclamar la compe-tencia en el caso de José Guy, este reo podía acogerse al fuero militar y, por tanto, pasar a dicha jurisdicción. Sin embargo, la Audiencia objeta a esa resolución, un año después, que no puede asegurarse la identidad del reo como el mismo que era integrante de los batallones de marina y que desertó, ya que no hay registro de su venida en la fragata Imperial. Así pues, se inicia una nueva investigación para comprobar dicha identidad pidiendo un infor-me a los directores de la Compañía de Filipinas para que verifiquen que, efectivamente, el reo viajó en sus buques como marino de guerra.29 Transcurridos casi dos años sin recibir respuesta, en 1798 se reitera la petición de dicho informe y esta vez sí se recibe la contestación de la Com-pañía, explicando que la investigación que llevó a cabo no pudo resolver la cuestión por no figurar en la fragata Imperial los nombres de los soldados del batallón que viajaba en ella. Propone que se solicite dicha información en Cádiz, punto de partida de esa nave. Desde el puerto gaditano se informará al Consejo que, efectivamente, en la fragata Imperial viajó un tal José Grüil, embarcado como soldado y que no volvió a España en el viaje de vuelta de la fragata, de lo que deducían que se quedó en Manila. En consecuencia, el Consejo remite un oficio al fiscal de Manila dando por buena la petición del gobernador de aplicar al reo el fuero militar. Sin embargo, de nuevo, la Audiencia objeta que, además de las diferencias en el apellido, no puede asegurarse que ese Grüil sea el Guy 28  AGS. SGU, leg, 6901, 26. Correspondencia de Vasco Vargas con el Consejo de Indias de 1780 a 1786 y de Félix Berenguer de Marquina en 1788. El aumento de las pagas propuesto por Vasco Vargas en los años ochenta se haría efectivo a principios de los noventa durante el go-bierno de sus sucesores. Por otra parte, el gobernador Vasco propuso crear un reglamento de pensiones para los soldados viejos o inválidos que sería aprobado por el ministro José Gálvez en 1786. AGS. SGU, leg, 6899, 21. 29  AGI. Filipinas, 73, N.2. Expediente de José Guy. Cartas de la Audiencia de 3 de abril de 1796. Revista de Historia Militar, 124 (2018), pp. 82-90. ISSN: 0482-5748


RHM_124
To see the actual publication please follow the link above