Page 18

RAA_880

Reabastecimiento en vuelo de un F-18 y un Eurofighter con un A400M la modernización de los centros de vigilancia, identificación y control (ARS) de GRUNOMAC y GRUALERCON. El espacio ultraterrestre es un ámbito esencial para la seguridad de los activos espaciales en órbita. A ese respecto, la promulgación de la Directiva 06/18 de «Implantación de la capacidad de vigilancia espacial en el Ejército del Aire» tiene como objetivo que el EA adquiera el protagonismo que le corresponde en el ámbito del conocimiento de la situación espacial (SSA). Como parte de esa SSA, el programa español de vigilancia y seguimiento del espacio (S3T), en el marco de la S2T (space surveillance and tracking) de la UE, está finalizando la instalación en la base aérea de Morón de la Frontera del Spanish Space Surveillance and Tracking Surveillance Radar (S3TSR). Además, el EA ha destinado personal al GRUCEMAC, que formará el embrión del futuro Centro de Operaciones de Vigilancia Espacial (COVE), y a la base aérea de Morón, como apoyo al sostenimiento del radar S3TSR. Tal y como indicábamos antes, el reemplazo del C-101 es una necesidad urgente que debe entrar en servicio en 2021. Con respecto al Programa EF2000 (C16), únicamente restan por recepcionar 4 aeronaves en 2019 para completar la dotación, tanto del Ala 11 como del Ala 14. En cuanto a las capacidades de guerra electrónica, se prevé la finalización del desarrollo e integración de un nuevo POD CORE (Capacidad Operacional de Reconocimiento Electrónico) para misiones de inteligencia electrónica en el sistema de armas C.15M (EF-18) en el segundo semestre 2019. La primera entrega del sistema MQ-9 Predator B (NR.05) está prevista en el segundo semestre de 2019. En este programa se han llevado a cabo durante 2018 actuaciones para asegurar la contratación de la infraestructura fija que permitirá alcanzar la Capacidad Operativa Final (FOC) y está previsto recibir las infraestructuras temporales a muy corto plazo. Las primeras tripulaciones de vuelo y el personal de mantenimiento han sido destinados al Ala 23 en la base aérea de Talavera la Real (Badajoz). En el área de formación, se han llevado a cabo todos los cursos de mantenimiento previstos entre septiembre y noviembre de 2018 y las dos primeras tripulaciones de Mission Processing, Exploitation and Disemination (MPED) del Grupo 47 han comenzado su formación a mediados de 2018. Ha finalizado el año con tres aviones T.23 en flota y se espera la entrega de otras cuatro aeronaves en 2019. Durante 2018 se ha realizado un gran esfuerzo en el desarrollo del 16 REVISTA DE AERONÁUTICA Y ASTRONÁUTICA / Enero-Febrero 2019


RAA_880
To see the actual publication please follow the link above