Page 21

RAA_880

como nacional. Diversos sistemas han sido presentados (como el primer caza chino de quinta generación J-20A con empuje vectorial, el nuevo transporte ruso, el Il-112V o el ganador del que será el entrenador de la USAF para buena parte del siglo XXI, el Boeing T-X). En definitiva, estamos ya inmersos en el año 2019, el cual encarnará la madurez de muchos de los acontecimientos acaecidos o nacidos en el año ya finalizado y la aparición o consagración de nuevos desarrollos, metodologías y formas de entender la aviación militar del siglo XXI. BOEING GANA EL CONCURSO T-X Finalmente Boeing se proclamó ganador de uno de los concursos de adquisiciones más disputados de los últimos años: el entrenador T-X. La oferta de Boeing/Saab presenta un diseño de doble cola, una gran cabina en la que parece haber una excelente visibilidad (denominado «asiento de estadio» por Boeing), una extensión del ala (LERX) similar a la que se encuentra en la familia F/A- 18 Hornet. El T-X de Boeing tiene un solo motor, el F404 de General Electric, también utilizado en el Hornet. Los planes iniciales contemplan la adquisición de 350 nuevos aviones con los que se reemplazará la flota de T-38C Talon para las fases de Entrenamiento Especializado de Piloto de Pregrado (SUPT). Los principales requisitos del programa, Boeing-T-X. Ganador del concurso del futuro entrenador de la USAF. (Imagen: Boeing) lanzado por la USAF bajo el Programa T-X el 30 de diciembre de 2016 cuando presentó la solicitud formal de propuestas (RFP) para el requisito del Advanced Pilot Training (APT), recogían: • La adquisición de hasta 351 entrenadores nuevos, con un valor de 16 300 millones de dólares (US$). • Se espera que la aeronave entre en servicio a lo largo del año fiscal 2024. • El período de operación para el T-X se estima que sea de 2026 a 2045. • El avión está configurado para volar 360 horas al año, con una tasa de entrenamiento en misiones de al menos el 80 por ciento. Los informes iniciales sugieren que si bien se esperaba que el valor total del programa alcanzara los 16 000 millones de dólares (US$), la propuesta de Boeing quedó muy por debajo del presupuesto: 9 200 millones. Entre los más de 100 puntos a evaluar en la lista inicial de requisitos de marzo de 2015, destacaban tres de ellos: índice de viraje sostenido de al menos 6,5 g, agudeza visual y rendimiento del simulador y, por último, el sostenimiento de la aeronave. El requisito mínimo sostenido de g se fijó en 6.5 g, pero con la aspiración de alcanzar 7.5 g, considerando esta cifra suficiente para garantizar que los estudiantes puedan operar a 9 g en un caza de primera línea. El futuro también estaba muy presente en los requisitos, ya que el entrenamiento integrado con sensores sintéticos y enlace de datos eran otros de los aspectos especialmente valorados. Otras capacidades recogidas en el pliego de condiciones eran la necesidad de reabastecimiento en vuelo (la aeronave debe ser, al menos, adaptable para ser equipada con un kit de reabastecimiento en vuelo, pero se prefiere que tal capacidad vaya ya incorporada), una reducción del 10 % en el uso de combustible sobre el T-38, y un mínimo de 8 000 pies de pista para poder despegar, más un rendimiento de viento seco de 25 kt y un rendimiento de pista mojada de 20 kt. Ambas cabinas contarán con pantallas y controles idénticos. La aeronave irá equipada con equipos de seguimiento del terreno, así como de prevención de colisiones. El T-X también contará con la «switchología» que permita simular el lanzamiento de armas aire-aire y aire-tierra. Las cabinas contarán con pantallas de gran área, al estilo del F-35, y serán compatibles con las gafas de visión nocturna o NVG, algo que echaba en falta el T-38. Aunque el contrato menciona hasta un máximo de 475 aviones y 120 sistemas de entrenamiento terrestre, la fase inicial de desarrollo de ingeniería y fabricación (EMD) incluirá cinco aviones de prueba y los lotes de producción para la adquisición de 351 aviones englobados en 11 lotes, junto a 46 simuladores y equipos de tierra. La producción podría alcanzar los 37 aviones por año. La USAF espera conseguir la capacidad operativa inicial (IOC) en el año 2024 y la capacidad operativa completa (FOC) para el año 2034. El primer avión y los simuladores llegarán a la base conjunta de San Antonio-Randolph, Texas, en el 2023. Boeing también hizo hincapié en que el diseño de la cabina ofrece una posición y visibilidad ideales para el instructor, tanto para la instrucción de vuelo como para el entrenamiento avanzado de combate aéreo visual. La oferta de Boeing T-X utiliza una cabina de piloto moderna, similar a la de los últimos cazas, contando con una pantalla de área extensa reconfigurable (LAD) que imita a las que se encuentran ya operativas en el F-22 (aunque no es un LAD) y en el F-35. El fin es permitir a los estudiantes experimentar el nivel de gestión de aviónica y la integración de sensores que actualmente se dan en los aviones de quinta generación. REVISTA DE AERONÁUTICA Y ASTRONÁUTICA / Enero-Febrero 2019 19


RAA_880
To see the actual publication please follow the link above