Page 31

RAA_880

este resumen anual dentro de un cuadro perfectamente descriptivo pero que, no obstante, merece algún comentario. En primer lugar se pone de manifiesto que ambas empresas han entregado en el recién concluido ejercicio un número AIRBUS Modelo Ventas Cancelaciones Ventas netas Entregas A220-100 4 A220-300 135 135 16 A319ceo 5 3 2 8 A319neo 22 22 A320ceo 19 12 7 133 A320neo 393 20 373 284 A321ceo 2 1 1 99 A321neo 136 136 102 A330ceo 9 9 46 A330-800/900 28 10 18 3 A380 20 16 4 12 A350 XWB 62 22 40 93 Totales 831 84 747 800 BOEING Modelo Ventas Cancelaciones Ventas netas Entregas 737 837 162 675 580 747 18 18 6 767 40 40 27 777 59 8 51 48 787 136 27 109 145 Totales 1090 197 893 806 similar de aviones. Para ello Airbus hubo de acelerar en el segundo semestre. Salta a la vista además que los resultados de Airbus se han visto sensiblemente mejorados con la incorporación del programa A220 en la forma explicada un poco más arriba. La adición de los A220 a las estadísticas de Airbus ha sido objeto de reparos en algún medio, pero es preciso indicar a este respecto que Airbus ha incorporado las operaciones comerciales con el birreactor canadiense ultimadas a partir del 1 de julio, es decir, después de que se implementara el acuerdo entre Airbus y Bombardier el 8 de junio, por lo que nada se debería objetar. Una segunda consideración, que también resulta evidente a la vista del cuadro, es el desmesurado número de cancelaciones. Hace tiempo que estas son una constante en las estadísticas, pero su reiterada tendencia a aumentar resulta especialmente llamativa. En 2018 Airbus ha reportado del orden del 10 % de cancelaciones sobre el total de ventas; en el caso de Boeing se ha llegado hasta un 18 %. Pone ello de manifiesto que las espectaculares cifras de operaciones comerciales en los salones aeronáuticos han de ser contempladas con bastante cautela, e incluso queda en el aire algún que otro interrogante. Es un proceder generalizado que las cancelaciones de contratos lleven aparejadas indemnizaciones: ¿Se aplican tales en el caso de los actuales contratos de aeronaves comerciales? Tanto los fabricantes El primer A220-100 entregado a Delta Air Lines. (Imagen: Airbus) como las compañías aéreas guardan un mutismo absoluto sobre este apartado, pero los números mostrados hacen pensar que, de existir, las cláusulas sobre indemnizaciones por cancelación deben ser bastante llevaderas. Al comienzo se adelantó que la tranquilidad de 2018 en el ámbito de la aviación comercial se quebró en cuanto a la seguridad aérea. De nuevo habrá que esperar a las estadísticas oficiales que aún tardarán en llegar para tener números definitivos, pero sí es ya evidente que se ha producido un retroceso en el pasado ejercicio, si bien no tan grave como para poner en entredicho la positiva evolución de los últimos años que tuvo en 2017 su más claro exponente. Según Aviation Safety Network, durante 2018 se produjeron 15 accidentes en aeronaves certificadas para transportar 14 o más pasajeros que produjeron 556 víctimas mortales. De acuerdo con las estimaciones de número de vuelos realizados en sus 12 meses, se registro un accidente con fallecidos por cada 2 520 000 vuelos. Si se añaden los accidentes sufridos por aeronaves militares de transporte, las cifras ascienden a 917 víctimas mortales en 25 accidentes. EASA difundió en los primeros días de enero un informe preliminar sobre las cifras de la seguridad aérea en 2018. No coinciden exactamente con las de Aviation Safety Network, pero es algo habitual debido a los diferentes baremos de valoración empleados. La agencia europea explica en su informe que se produjeron en la aviación comercial 11 accidentes de large aeroplanes en los que hubo que lamentar 530 fallecimientos, el mayor número desde 2015. Los resultados de la siniestralidad en 2018 han sido especialmente influidos por dos accidentes, el sufrido el 18 de mayo en La Habana por un 737-200 de Global Air que operaba un vuelo de Cubana de Aviación –112 víctimas– y el acaecido cerca de Yakarta el 29 de octubre a un 737 MAX 8 de Lion Air que costó la vida a sus 189 ocupantes. No es este el foro adecuado para debatir sobre las circunstancias que los rodearon, pero debido a lo que se conoce oficialmente de ambos casos, es indispensable hacer causa común con el mensaje que lanza EASA desde su informe: «Nunca deberemos mostrarnos complacientes en lo que concierne a la seguridad y habremos de perseverar en nuestros esfuerzos para proteger a los pasajeros y a los ciudadanos». n REVISTA DE AERONÁUTICA Y ASTRONÁUTICA / Enero-Febrero 2019 29


RAA_880
To see the actual publication please follow the link above