Page 33

RAA_880

completo (FFS, Full Motion Flight Simulator) del A330 MRTT en el International Training Centre (ITC) de las instalaciones de Sevilla. El simulador ha sido desarrollado por Airbus junto con la colaboración de Indra, lo que suma así a los de los programas A400M, C-295 y CN- 235. La buena noticia para el sector es que las instalaciones españolas serán el referente de entrenamiento de tripulaciones para todos los programas de transporte militar de Airbus. LA CARRERA POR LA QUINTA GENERACIÓN Si algo ha caracterizado este año han sido los anuncios de los programas FCAS (future combat air systems). El primero de ellos tuvo como escenario la feria Farnborough International Airshow (FIA 2018), donde el secretario de Defensa británico, anunció el nuevo caza de combate Tempest. La intención del nuevo proyecto, que ya estaba definido en el documento Strategic Defence and Security Review (2015), denominado como Future Combat Air System Technology Initiative, no responde básicamente a una necesidad militar, sino a una estrategia política e industrial que se traduce en liderar la innovación y el desarrollo. Este caso refleja cómo el presupuesto de Defensa se convierte en inversión, no en gasto, y muestra un claro sentido geopolítico. Aunque se presentó para estar operativo en 2025 –cuestión esta que es altamente improbable, más aún teniendo en cuenta las posibles consecuencias del brexit–, en el proyecto participan las compañías BAE Systems, MBDA, Leonardo y Rolls-Royce, todas ellas con probada experiencia en el sector. El Tempest supone una clara apuesta frente al segundo anuncio que hacía el sector, esta vez en el Salón Aeronáutico de Berlín (ILA 2018), protagonizado por las compañías Airbus y Dassault Aviation. Con el objetivo de diseñar el sistema aéreo del futuro, los ministros de Defensa de Francia y Alemania acordaron firmar un contrato para desempeñar capacidades conjuntas tanto de sistemas de combate aéreos (FCAS) como terrestres (MGCS, por sus siglas en inglés). Los requisitos establecen un concepto común y un estudio de arquitecturas, incluida la conectividad de las plataformas. El próximo Salón Aeronáutico de París, que tendrá lugar en 2019, es la fecha señalada por el consorcio franco-alemán para mostrar los estudios de I+D y las demostraciones. Estas dos plataformas producirán consecuencias en el sector aeronáutico en Europa y afectará a la realidad española. Desde el Ministerio ya se ha solicitado participar en este proyecto para poder ser miembro de pleno derecho del próximo desarrollo. La intención es formar parte del Sistema de Armas de Nueva Generación (NGWS) desde su fase inicial y como miembro de pleno derecho, ya que es la única forma de que la industria aeronáutica española asuma una importante carga de trabajo en su desarrollo. Los estudios preliminares están orientados a que el NGWS forme parte del Sistema de Combate Aéreo Futuro (FCAS), con el objetivo de conformar un grupo de satélites, de misiles de crucero y de un enjambre de drones. Los sensores y los diferentes sistemas de armas irán embarcados y se controlarán desde el avión. Defensa estima que convertirse Eurofighter REVISTA DE AERONÁUTICA Y ASTRONÁUTICA / Enero-Febrero 2019 31


RAA_880
To see the actual publication please follow the link above