Page 47

RAA_880

El CG Aliado en Europa en 1952 a estrechar las relaciones con los países que habían pertenecido al Pacto de Varsovia y con otros estados europeos. El gran éxito de esa iniciativa, que sigue vigente, se puso de manifiesto el 12 de marzo de 1999. En esa fecha cercana al 50 aniversario de la firma del Tratado del Atlántico Norte se celebró la Cumbre de Washington. En esa ocasión la República Checa, Hungría y Polonia, antiguos miembros del Pacto de Varsovia, se unieron a la Alianza. En marzo de 2004 lo hicieron Bulgaria, Estonia, Letonia, Lituania, Rumanía, Eslovaquia y Eslovenia; en abril de 2009 Albania y Croacia pasaron a ser miembros de la OTAN, y en junio de 2017 ingresó Montenegro. La crisis del Canal de Suez en el otoño de 1956 evidenció la existencia de diferentes posiciones entre los aliados y la necesidad de reforzar las consultas políticas para llegar al consenso. Por otra parte, el lanzamiento del satélite Sputnik el 4 de octubre de 1957, evidenció los avances de la URSS en la exploración del espacio. Los aliados reaccionaron con la preparación de un informe sobre cooperación científica. El 13 de diciembre de 1956 el CAN endosó ese informe que preconizaba aumentar la cooperación en asuntos no militares de acuerdo con los artículos 2.º y 4.º del Tratado del Atlántico Norte. El informe fue preparado por los ministros de Asuntos Exteriores de Canadá e Italia. De acuerdo con el informe, el 29 de marzo de 1958 se creó el Comité Científico de la OTAN y se lanzó el Programa Científico. En los sesenta años transcurridos desde esa fecha, veinte investigadores que han participado en ese programa han sido galardonados con el premio Nobel. El año 2018 se ha celebrado el 60 aniversario del Programa Científico. UNA MUDANZA INESPERADA Los miembros de la Alianza han tenido serias discrepancias en algunas ocasiones. Dos casos muy conocidos son las divergencias de los aliados durante la crisis de Suez en 1956 y durante la guerra de Irak en el año 2003. Sin embargo, ninguna situación tan difícil como la provocada por Francia en 1966 por su decisión de abandonar la estructura de mando aliada que obligó a que las más importantes instalaciones aliadas tuvieran que abandonar territorio francés. El Cuartel General Supremo Aliado en Europa se trasladó a Casteau al norte de Mons (Bélgica) donde permanece. Por su parte, el Cuartel General de la OTAN se instaló en un complejo de edificios situados en Evere, Bruselas, donde ha permanecido hasta que a partir de mayo de 2017 se inició el traslado al nuevo CG. Pese a su salida de la estructura de mando, Francia continuó siendo miembro de la OTAN y dejó clara su intención de estar con el resto de los aliados en el caso de que se produjese una declaración de hostilidades. La OTAN salió reforzada de esta grave crisis que sirvió para poner de manifiesto la flexibilidad de una alianza de países libres y democráticos capaz de asumir las decisiones soberanas de sus miembros. Actualmente, el comandante del REVISTA DE AERONÁUTICA Y ASTRONÁUTICA / Enero-Febrero 2019 45


RAA_880
To see the actual publication please follow the link above