Page 51

RAA_880

25º aniversario de los TACP Parece que fue ayer, pero han transcurrido ya 25 años desde que un 21 de agosto de 1993 un avión T-10 Hércules del Ala 31 despegó desde la base aérea de Torrejón rumbo a la antigua Yugoslavia, entonces inmersa en una cruenta y terrible guerra civil. En ese avión viajaba el primer equipo del destacamento aerotáctico del Ejército del Aire. Su misión, bajo mandato de las Naciones Unidas, proteger a las tropas españolas allí desplegadas mediante el apoyo aéreo de aeronaves de la Coalición, en caso de necesidad. El entonces comandante Azqueta fue designado como el primer oficial al mando de este destacamento, que contaba con tres equipos de control táctico (TACP). Cada uno de estos equipos estaba compuesto por un piloto de combate con el Curso de Controlador Aéreo Avanzado (FAC) y dos miembros del Escuadrón de Zapadores Paracaidistas (EZAPAC). Desde entonces, durante los últimos 25 años, y salvo el periodo comprendido entre 2000 y 2004, los TACP del Ejército del Aire han permanecido de manera ininterrumpida en diferentes teatros de operaciones. Hasta el 2000 en aquella operación UNPROFOR en Bosnia-Herzegovina, que luego, ya bajo el paraguas de la OTAN, se transformó en IFOR y SFOR. En el año 2004 y hasta 2015 se inició el despliegue en Afganistán dentro de la misión ISAF, y desde entonces hasta nuestros días han continuado en Irak en la operación A/I. El concepto de apoyo aéreo cercano (CAS) ha ido evolucionando sustancialmente a lo largo de estos años, al ritmo al que han evolucionado los conflictos en los que nos hemos visto involucrados. Desde la doctrina que se enseñaba en aquella Escuela de Apoyo Aéreo de Tablada, cerrada a finales de los 80, pasando por los cursos de FAC impartidos durante dos décadas por el Ala 23 con apoyo del EZAPAC, hasta la formación que hoy proporciona la Escuela Militar de Paracaidismo en el Curso de Controlador de Ataque Terminal Conjunto (JTAC), se ha producido un salto cualitativo muy notable en la formación de los nuevos controladores. El establecimiento en el año 2011 del Simulador de Apoyo Aéreo Cercano (SIMFAC) en la Escuela Militar de Paracaidismo ha posibilitado el entrenamiento en escenarios modernos, complejos y muy exigentes, que capacitan a nuestros controladores para cualquier misión, y que de otra forma, sería muy costoso y difícil reproducir en la realidad. La experiencia adquirida a lo largo de estos años en todos los teatros de operaciones mencionados y en ejercicios nacionales e internacionales ha permitido ir mejorando de manera progresiva las tácticas, técnicas y procedimientos empleados, siempre con el objetivo de apoyar a las tropas terrestres en cualquier tipo de escenario y de cumplir la misión. Paralelamente, ha evolucionado el material y equipo utilizado para llevar a cabo las conducciones, contándose hoy con sistemas tecnológicamente muy avanzados con los que seguramente los pioneros de los TACP ni siquiera podían llegar a soñar. En definitiva, el Ejército del Aire no solo sigue manteniendo el liderazgo a nivel nacional en la formación de estos controladores de ataque terminal , como se refleja en el Plan Nacional de Formación JTAC (PNF JTAC), sino que además tiene la ambición de ser un referente a nivel internacional, buscando la excelencia en este campo, que es cada vez de mayor importancia en las crisis y conflictos del siglo XXI. En estos 25 años, sea bajo mandato de la ONU, de la OTAN, en el marco de coaliciones internacionales, o a nivel exclusivamente nacional, se ha trabajado con múltiples aeronaves de ala fija y rotatoria, en ejercicios, colaboraciones y en misiones reales frente al enemigo, realizando miles de conducciones; alrededor de 11 500 en Bosnia, 1200 en Afganistán y varias decenas ya en Irak. Todo ello realizado gracias a la profesionalidad y dedicación de los militares del Ejército del Aire, oficiales que han contribuido a formar, han apoyado o han sido uno de esos 386 miembros de los equipos de control táctico, muchos de ellos condecorados por su desempeño en acción, o con el valor acreditado o reconocido. Sirvan estas líneas como reconocimiento al generoso esfuerzo, entrega y compromiso de servicio ofrecido por estos hombres y mujeres del Ejército del Aire durante estos 25 años, en una de las misiones de mayor riesgo, complejidad y responsabilidad que se pueden llevar a cabo en combate. César Miguel Simón López Teniente general del Ejército del Aire aniversario TACP REVISTA DE AERONÁUTICA Y ASTRONÁUTICA / Enero-Febrero 2019 49


RAA_880
To see the actual publication please follow the link above