Page 67

RAA_880

aniversario TACP fuerzo en términos de personal y de material, y para garantizar que se tenía la exigente instrucción que demandaba la misión, ya que había que mantener las debidas capacidades en el ámbito del apoyo aéreo avanzado y era preciso poder aplicarlas en situaciones de combate real bajo el fuego insurgente. Una de las características de la misión es que el número de TACP se tenía que adaptar a las exigencias de las operaciones, por lo que en ciertos momentos el número de equipos llegó a incrementarse hasta cinco. Este importante esfuerzo hizo que, manteniendo la estructura del destacamento de control aerotáctico y siendo el EZAPAC la unidad sobre la que se articulaba, personal del EA de otras unidades cubriese los cometidos de jefe del destacamento y de FAC cuando el propio escuadrón no podía cubrir estos puestos por otros compromisos Mapa de la provincia de Badghis con los despliegues de los TACPs. (Elaborado por el autor) o consecuencia de las frecuentes rotaciones en Afganistán de su personal. Incluso, entre los años 2011 y 2012 hasta dos TACP de Infantería de Marina llegaron a desplegar en la provincia de Badghis integrándose en el propio destacamento aerotáctico. EVOLUCIÓN DE LA MISIÓN Los Bullfighters se confirman como elemento fundamental para el éxito de la misión (ISAF) Si bien la expansión de la ISAF a todo el país se pudo realizar sin grandes problemas, a partir de 2006 la insurgencia empezó a actuar de forma más coordinada y global contando con apoyo desde el exterior. En el caso del RC-Oeste, Farah se convirtió en la provincia más conflictiva, mientras que en Badghis la insurgencia alcanzó un importante control en el denominado valle de Murghab en la zona este y en las proximidades del paso de Sabzak. Este avance de la insurgencia a partir 2006 obligó a cambiar la forma de actuar, de manera que el presidente Obama el 27 de marzo de 2009 anunció el establecimiento de una nueva estrategia en Afganistán que fue acompañada de un importante incremento de fuerzas, el conocido surge, para el que EE. UU. aportó unos 30 000 efectivos adicionales y la OTAN otros 7000. Esta nueva estrategia incorporó la experiencia y lecciones aprendidas en Irak, aplicando una estrategia de contrainsurgencia basada en el concepto SCHB, siglas del inglés shape, clear, hold and build (preparar, limpiar y ocupar, mantener y controlar, y reconstruir), basada en efectos y que implicaba salir de los acuartelamientos, establecer bases operativas avanzadas, interactuar con la población local, y llevar al Gobierno de Kabul a todos los rincones del país. La ejecución comenzó a principios del año 2010, y su diseño y aplicación coincidió con el general David Petraeus como jefe del USCENTCOM y el general Satanley A. MacChristal al mando de ISAF y de USFOR-A, quienes ya habían aplicado con éxito la estrategia contrainsurgente en Irak. Esta situación tuvo dos consecuencias a partir de 2010, por un lado el obvio incremento de las fuerzas desplegadas que además obligó a la construcción de nuevas instalaciones en Qala-e-Naw. Y por otro, una nueva disposición de las fuerzas, pues la estrategia obligó a incrementar la presencia física en el terreno para combatir el dominio de la insurgencia y apoyar la reinstauración del control del Gobierno de Kabul en todo el territorio, apoyando en concreto a las fuerzas de seguridad afganas (Afghan National Security Forces, ANSF). REVISTA DE AERONÁUTICA Y ASTRONÁUTICA / Enero-Febrero 2019 65


RAA_880
To see the actual publication please follow the link above