Page 104

RHM_125

104 JOSÉ MARÍA DE LUXÁN MELÉNDEZ El Excmo. Sr. conde de Luchana no me ha permitido alojarme en otra parte que, en su misma casa, y me ha honrado dispensándome su confianza y amistad, amistad que hará el orgullo de toda mi vida, porque la de un valiente de las prendas del general Espartero no tiene precio para el hombre honrado como yo creo serlo (Luxán; El Español 17 de marzo de 1837). La buena acogida continuará en discusión, e incluso se acabará afirmando que Luxán y Valle, fueron recibidos por Espartero “con muestras señaladas desagrado hasta el extremo de decirles que no daba la orden de fusilarlos por la amistad íntima que profesaba a uno de ellos” (1846, pág. 282). Además de contactar con Espartero, la participación de Luxán, hasta entonces vinculado exclusivamente al arma de artillería, le permitió conocer a un número importante de generales y jefes36 ejército y de la artillería, muchos de ellos asociados a la experiencia americana. Los señores generales Oráa, Escalera, Ribero, barón de Carondelet, Burens, S. Miguel, los brigadieres Gómez, Hoyos, Arechabalets, Ponte, los coroneles Duran, Minuisier, Labastida, el bizarro comandante de la heróica Milicia Nacional de Bilbao Arana y muchos oficiales del ejército y los ordenadores Larrua, Boado etc. Me han honrado también visitándome, y aun he tenido la de asistirá un banquete celebrado por la plana mayor en el cual solo faltó para completar la satisfacción de aquel día la presencia del bravo, del virtuoso y malogrado conde de Campo Alange, cuya mención recordamos con dolor; y a otra comida con la que me obsequiaron los oficiales de artillería y que pertenecen a la guarnición de Bilbao y al ejército de operaciones. (Luxán; El Español 17 de marzo de 1837). Luxán participó activamente en la preparación de la operación combinada, y tanto la Gaceta como los periódicos de Madrid37 y Barcelona38 recogen ampliamente sus movimientos, desde su llegada a Bilbao, a su paso por San Sebastián, Hernani, Bayona, y Pamplona; su presencia dicen que causó bastante sensación, pues todos creen que su misión influirá en el pronto término de la guerra que devasta las provincia del Norte. 36 Entre otros; Rafael de Ceballos-Escalera y Ocón (1791-1837) destinado en el Peru, se casó con María del Carmen González de la Pezuela y Ceballos, hija del virrey Joaquín de la Pezuela; Felipe Ribero Lemoyne (1797-1873) participó en la batalla de Ayacucho; El padre de Luis Ángel Carondelet Castaños (1787 -1869) fue presidente de la audiencia de Quito. 37 El Español 28 de febrero de 1837; 17, 20, 21, 23, 27 de marzo, y 1, 7, 11, 17, 26 de abril de 1837; El Eco del Comercio: 20, 21, 22 de marzo; y 6 de abril de 1837; La Revista Nacional 21, 25, y 26 de marzo de 1837. 38 El Guardia nacional 2, 10 de marzo y 5 de abril de 1837. Revista de Historia Militar, 125 (2019), pp. 104-130. ISSN: 0482-5748


RHM_125
To see the actual publication please follow the link above