Page 115

RHM_125

MEMORIAL DE GUERRA. EL PAPEL DE FRANCISCO DE LUXÁN... 115 que respiremos juntos el aire inmundo de los calabozos61, y entonces cesarían nuestras divisiones. Pues qué, señores, cuando con tantos esfuerzos tratamos de aclimatar en nuestro país esa planta de la libertad; en el momento en que un ángel tutelar la riega con sus lágrimas; en el momento en que una Reina angelical la sostiene y la guía con sus manos inocentes, ¿iremos nosotros a destruirla con nuestras divisiones? Nuestros enemigos cuentan con nuestras divisiones como uno de sus principales recursos: hagamos infructuosa su esperanza, y que cuando nos busquen nos encuentren reunidos contra ellos. Revista de Historia Militar, 125 (2019), pp. 115-130. ISSN: 0482-5748 REFLEXIÓN FINAL En la trayectoria militar y política de Francisco de Luxán y en consecuencia también en su recorrido científico-técnico, su participación en las operaciones militares de la primavera de 1837, jugó un papel que paradójicamente le aleja de la carrera militar y le entrega al campo de la política. Su presencia en los periódicos, el reconocimiento del valor, y la ampliación de las relaciones en el ejército, o la repercusión de sus intervenciones parlamentarias, le situaron en una posición de relevancia pública que ya no le abandonará. En la dirección política de la guerra, el gobierno necesitaba contar con instrumentos de comunicación que le permitieran canalizar sus planes de actuación, recibir información rápida y veraz del resultado de las operaciones militares, trasladarla a la opinión pública; facilitar la coordinación entre los generales y la conexión con las fuerzas extranjeras, principalmente la legión británica. Para desarrollar estas funciones, que dibujan un sistema complejo, en 1837 el gobierno, no sin controversia, optó por enviar al frente a los diputados Luxán y Valle, cuya trayectoria militar y política previa, le permitía concebir, como así fue, que serían bien acogidos. 61 DSCC. 7 de julio de 1837. En el transcurso del debate: El Sr. OLÓZAGA:…Tampoco creo que negará S. S. que ha aludido a mí cuando ha dicho que hemos respirado juntos el aire inmundo de los calabozos, pues no creo que haya ningún otro individuo en el Congreso que se haya encontrado en este caso con el Sr. Luxán. (El Sr. Luxán desde su asiento da muestras de no haber aludido a S.S.) ¿No es a mí? - EI Sr. LUXÁN. No señor. -El Sr. OLÓZAGA: Entonces, nada tengo que decir sino rectificar un hecho, y es, que lejos de haber tratado de deprimir el mérito de nuestros generales y de nuestro ejército, no he podido menos de reconocerlo; sino que tampoco he podido menos de lamentar que con esta circunstancia no se haya concluido la guerra civil, cuando yo creo que no es difícil obtener triunfos sobre las facciones y destruirlas enteramente. –El Sr. LUXÁN: Yo no he querido hacer alusión al Sr. Olózaga; yo me he dirigido a todos, pues la desgracia era general: por lo demás, yo me congratulo de haber tenido á S.S. por compañero en la mía. (ambos se refieren a que compartieron cárcel en 1831).


RHM_125
To see the actual publication please follow the link above