Page 148

RHM_125

148 FRANCISCO MORENO DEL COLLADO aplicaba ya en esa parte del mundo. Vizcaíno les dio una dura respuesta ya que eran los holandeses lo que no estaban respetando dicha tregua. Vizcaíno volvió a Yedo, a la corte de Hidetada, donde permaneció 15 días. El shogun le ofreció soluciones alternativas a la falta de apoyo económico de su padre Ieyasu para la construcción del nuevo navío que había solicitado. El 22 de octubre salió por fin de Uraga el galeón San Francisco para realizar la expedición de cartografiado de la costa nordeste de Japón. Durante la expedición, Vizcaíno hizo escala en Sendai, donde se reencontró con el daimio Date Masamune. Muy interesado en la amistad y comercio con el rey de España, el daimio estaba dispuesto a permitir predicar el cristianismo en sus dominios. Para ello había hecho venir a su corte al franciscano Luis Sotelo. Gracias a que estaba en altamar, Vizcaíno se salvó de los demoledores efectos de un gran terremoto, y un tsunami posterior, que asolaron Japón a principios de diciembre de 1611. Sólo en la zona de Sendai hubo cerca de 2.000 muertos. Ante la próxima llegada del invierno, la expedición española inició su regreso a Uraga. Realizaron una nueva escala en Sendai, pero esta vez Date Masamune estaba ausente. Había ido a Yedo, a realizar la visita anual al shogun que debían hacer todos los daimios. Vizcaíno se reunió con una junta de notables que le manifestaron el deseo de su señor de enviar una embajada al virrey de Nueva España, al rey de España y al papa de Roma. Vizcaíno les prometió entrevistarse con Masamune en Yedo. Figura 6. Estatua ecuestre de Date Masamune (1567-1636) en Sendai Revista de Historia Militar, 125 (2019), pp. 148-168. ISSN: 0482-5748


RHM_125
To see the actual publication please follow the link above