Page 152

RHM_125

152 FRANCISCO MORENO DEL COLLADO La embajada de Sotelo y Hasekura Tsunenaga, conocida como embajada Keichô,41 continuó su viaje hacia Ciudad de México, Veracruz, La Habana, Sevilla, Madrid y Roma. Vizcaíno no les acompañó en su viaje a Europa. Se instaló en Sayula, en la provincia de Ávalos, en el actual estado de Jalisco, donde se dedicó a administrar sus bienes. La actuación de Vizcaíno en Japón fue juzgada con dureza por el virrey Diego Fernández de Córdoba (conflictos con los holandeses, cierta inflexibilidad, fracaso en la búsqueda de las islas Ricas, desobediencia de algunas instrucciones…) pero lo cierto es que el tiempo le dio en general la razón, tanto en lo que respecta a la tarea realizada en el país del Sol Naciente, como a su análisis de la situación allí. Figura 9. Itinerario de la embajada Keichô (1613-1620). Fuente: Catálogo de la exposición Lacas Namban (se han corregido las fechas) La embajada Keichô no obtuvo resultados prácticos y Tsunenaga regresó vía Filipinas a Japón, donde consiguió llegar en 1620. Algunos miembros de esta embajada, convertidos al catolicismo y conocedores de los cambios políticos que se estaban produciendo en Japón, se quedaron en España, en la localidad sevillana de Coria del Río donde, en pleno siglo XXI, sigue siendo muy común el apellido Japón. 41 La historia novelada de Hasekura Tsunenaga y la embajada Keichô la cuenta el escritor japonés Shusaku Endo en ‘El Samurai’ (Edhasa. Barcelona 1987), considerada una de sus mejores obras. Revista de Historia Militar, 125 (2019), pp. 152-168. ISSN: 0482-5748


RHM_125
To see the actual publication please follow the link above