Page 32

RHM_125

32 VÍCTOR ALBERTO GARCÍA HERAS La campaña de 1709 supuso un revés para los intereses de Felipe V en España con la derrota de Malplaquet, donde el duque de Marlborough y el príncipe Eugenio derrotaron a los soldados de Luis XIV,107 quien ordenó la retirada de sus tropas de la península, intentando hacer ver a los aliados que deseaba la paz.108 Tras las batallas de Almenara y Zaragoza en 1710, las tropas austracistas volvieron a establecer cuarteles en varias poblaciones de la provincia de Cuenca, como Belinchón y Tarancón.109 D. Francisco Ronquillo, ante los rumores sobre las intenciones aliadas de atacar Cuenca, instó a la ciudad a prepararse para su defensa como había hecho en 1706, alistando a todos los vecinos y armándolos y a que se convocasen a todas las milicias de la Sargentía Mayor de Cuenca.110 La conquista de Cuenca por parte de los aliados supondría un apoyo importante en la estrategia defendida por Starhemberg de pasar el invierno de 1710 en Castilla.111 Ante la amenaza que se cernía, Felipe V intentó mantener la fidelidad a su causa laudando a la ciudad. Así, en una carta se refiere a Cuenca como fidelísima y noble ciudad, siendo sus títulos “Muy Noble y Muy Leal ciudad” desde los tiempos del reinado de Enrique IV, dejando de manifiesto que Felipe V quería granjearse la lealtad de la ciudad para que no cayese de nuevo en manos enemigas.112 La posibilidad de conseguir el título de “Fidelísima ciudad”, se ponía como aliciente para que el Concejo permaneciera firme en su lealtad a Felipe V. Pese a ello, se vio incapaz de proporcionar ningún tipo de ayuda e indicaba que «si llegasen tropas que con la fuerza puedan obligar a ejecutarlo, disponga Vra. Mrd. que la ciudad dé la obediencia sin aguardar a experimentar el rigor de las armas».113 La posibilidad de la llegada de los austracistas se ve tan próxima que se sospecha de cualquiera y se detiene a todo aquel que pueda estar a favor del archiduque. Desde la cárcel Gregorio González, natural de Galicia, protesta por la prisión en la que se encontraba por acusarle de haber «venido fugitivo del ejército de Aragón».114 A principios de octubre el Cabildo recibió una carta de Starhemberg, quien había mandado otra a la ciudad; esta se había reunido la noche anterior y dio comisión al corregidor para que deliberase con el obispo y el Cabildo la 107 VOLTES BOU, Pedro: La guerra de Sucesión, Planeta, Barcelona, 1990, p. 214. 108 SEGURA GARCÍA, Germán: “Guerra de Sucesión española: el combate de Almenar (1710)”, en Revista de Historia Militar, nº 99, Ministerio de Defensa, Madrid, 2006, pp. 111-144, p. 117. 109 DA CONCEIÇAO, Domingo: Diario Bellico. La Guerra de Sucesión en España, con estudio introductorio de Joaquim ALBAREDA SALVADÓ y Virginia LEÓN SANZ, Universidad de Alicante, Alicante, 2013, p. 276. 110 A.H.M.C. Leg. 315. Acta 16-9-1710. 111 LEÓN SANZ, Virgina: op. cit., p. 165. 112 A.H.M.C. Leg. 315. Acta 16-12-1710. 113 A.H.M.C. Leg. 315. Acta 30-9-1710. 114 A.H.P.C. Protocolos, P-1264. Revista de Historia Militar, 125 (2019), pp. 32-38. ISSN: 0482-5748


RHM_125
To see the actual publication please follow the link above