Page 34

RHM_125

34 VÍCTOR ALBERTO GARCÍA HERAS tanto austracistas como borbónicos, unos como tropas invasoras y otros como guarnición de defensa. La posición estratégica de la ciudad y sus defensas naturales la ubicaban en las rutas de los ejércitos contendientes, así como los territorios de su obispado, donde un gran número de lugares fueron pasto de la destrucción y del saqueo (Requena, Huete, Moya, Albaladejo, Olmeda, etc.). La expedición austracista a Castilla de 1710 dejaría de manifiesto, si no el total fracaso militar del archiduque, sí el político, al no conseguir atraer a su causa otras gentes y otras regiones que la catalana.119 Las dos victorias borbónicas de Brihuega y Villaviciosa habían mostrado la dificultad para expulsar a Felipe V del trono de España120 y la derrota, además, había traído consigo el afianzamiento del deseo de paz en Inglaterra tras la llegada al poder de los tories.121 En cuanto a la segunda acometida austracista sobre Cuenca tenemos mucha menos información, tanto por las fuentes como por la bibliografía de la época. Mientras que para el asedio de 1706 contamos con el estupendo relato del padre Belando, así como otras referencias aportadas por Castellví o Defoe, además de las actas del Cabildo de la Catedral, para la segunda conquista las referencias son mínimas. Las fuentes bibliográficas del siglo XIX parecen hacer alguna referencia a que se creía que la ciudad había sido ocupada dos veces por las tropas del archiduque, pero se afirmaba que había sido conquistada por los ejércitos austracistas solo una vez, afirmación que, a la vista de la documentación consultada, podemos rebatir ahora puesto que las actas municipales recogidas en este artículo confirman la segunda conquista. Si en 1706 hablamos de una presencia de las tropas del archiduque en Cuenca de tres meses, en 1710 no sobrepasaría en ningún caso un mes. En cuanto a la bibliografía más contemporánea, o no aparece ninguna mención al hecho o se repiten las mismas referencias que aportan los autores del XIX, como Muñoz Soliva o Prudena.122 A través de lo que hemos venido refiriendo podemos afirmar el relevante papel que jugaron las tierras conquenses durante la guerra de Sucesión española, el valor estratégico que se les otorgó por parte de los altos mandos del ejército del archiduque en su intención de controlar Castilla y cómo la capital cayó bajo el dominio de las tropas austracistas dos veces, en 1706 y también en 1710. 119 VOLTES BOU, Pedro: El archiduque Carlos…, op. cit., p. 238. 120 GARCÍA GONZÁLEZ, Francisco: “Introducción. La Guerra de Sucesión, la batalla de Almansa”, en GARCÍA GONZÁLEZ, Francisco (coord.), La Guerra de Sucesión en España y la batalla de Almansa. Europa en la Encrucijada, Sílex, Madrid, 2009, pp.11-27, p. 24. 121 GARCÍA CÁRCEL, Ricardo: “Prólogo”, en LÓPEZ CAMPILLO, Rosa Mª, Imagen y propaganda política en la guerra de Sucesión española. Daniel Defoe al servicio del Gobierno de Ana Estuardo, Sílex, Madrid, 2014, pp.11-19, p. 13. 122 MUÑOZ SOLIVA, Trifón: Historia de la muy N.L. e I. ciudad de Cuenca, y del territorio de su provincia y obispado, desde los tiempos primitivos hasta la edad presente, Libro II, El Eco, Cuenca, 1867, p. 773 y sig.; PRUDENA, Pedro: Crónica General de España o sea, Historia ilustrada y descriptiva de sus provincias. Cuenca, Rubio, Grilo y Vitturi editores, Madrid, 1869, p. 50. Revista de Historia Militar, 125 (2019), pp. 34-38. ISSN: 0482-5748


RHM_125
To see the actual publication please follow the link above