Page 44

RHM_125

44 NURIA HINAREJOS MARTÍN del recinto amurallado se completó con la apertura de tres puertas de acceso situadas en puntos estratégicos de la ciudad: San Juan en el lado occidental, San Justo al sur y Santiago en la cortina más oriental. En la parte superior de las puertas se construyó una capilla bajo la advocación del santo que las dio nombre, en las que se celebraron misas el día de su advocación y se colocó una inscripción en latín con textos procedentes del Antiguo Testamento. Entre la caleta de San Juan y la fortaleza de Santa Catalina se abrió la puerta de San Juan, decorada con una imagen de San Juan Bautista y una inscripción en la que figura “Benedictus que venit in nomine Domine”, es decir, “Bendito el que viene en nombre del Señor”. Fue la puerta más importante ya que por ella accedían todos los gobernadores y altos mandatarios que llegaban a la isla y es la única que se conserva en la actualidad. En la cortina situada entre los baluartes del Muelle y San Justo, se abrió la puerta de San Justo decorada con una pintura del santo que la dio nombre y una inscripción que decía “Dominus mihi adjuntor qui non tiembo”, es decir, “el Señor es mi ayuda ¿a quién temeré?”. Mientras que la puerta de Santiago situada en el lado oriental de la ciudad, se decoró con una escultura ecuestre del santo que la dio nombre y otra inscripción en latín, “Nisi dominus custodierit civitatum frusta vigilat, qui custodit eam”, es decir, “Si el señor no guarda la ciudad, en vano vela quien la custodia”. El recinto amurallado aparece representado por primera vez en un plano realizado por el ingeniero Luis Venegas Ossorio en 1678. Esta fuente gráfica fue enviada a la metrópoli acompañada de una descripción del sistema de defensas construido hasta el momento en la capital. Es muy poca la información que conocemos acerca de la vida personal y profesional de este ingeniero militar, excepto que trabajó en Extremadura desde el año 1651, fue nombrado teniente del castillo de Badajoz y más tarde fue ascendido a capitán de un tercio de infantería de las milicias de aquella provincia. En 1656 dirigió la construcción del castillo de San Felipe de Barajas en Cartagena de Indias, cuyas obras fueron ampliadas en 1698 por Juan de Herrera y Sotomayor. En 1667 Luis Venegas Ossorio solicitó el título de ingeniero mayor de la frontera de Extremadura, aunque no recibió el ascenso hasta el 8 de febrero de 1677, tras quedar vacante el empleo del capitán de caballería Manuel de Acuña con motivo de su fallecimiento6. En 1678 fue enviado a Cartagena de Indias y más tarde a Puerto Rico para informar al monarca del estado en el que se encontraba el sistema defensivo construido por la Corona 6 GUARDA, Gabriel: La sociedad en Chile Austral antes de la colonización alemana 1645-1845. Editorial Andrés Bello, Santiago de Chile, 1979, pág. 142 y CRUZ VILLALÓN, María: “Problemas en la ingeniería militar española en el siglo XVII. La plaza de Badajoz”, en Revista NORBAARTE, nº XVI, 1996, pág. 203-212. Revista de Historia Militar, 125 (2019), pp. 44-78. ISSN: 0482-5748


RHM_125
To see the actual publication please follow the link above