Page 96

RHM_125

96 JOSÉ MARÍA DE LUXÁN MELÉNDEZ (Santacara, 2015, pág. 247) “de las tropas de Sarsfield. Evans y Espartero, sobre el corazón del territorio dominado por los carlistas. Sarsfield emprendería el movimiento desde Pamplona, y a través del Baztán se dirigiría a Irún, cerrando así la frontera y encontrándose con las tropas de Evans, que ocuparían la línea de Hernani. Espartero, al frente de 28 batallones, quedaba encargado de tomar Durango” (Bullon de Mendoza y Gómez de Valugera, 1991, pág. 398). Las operaciones militares de 1837, ante la opinión pública, empezaron en la primera sesión19 de las Cortes de 1837 en la que el ministro de la Guerra comunicó al congreso el levantamiento del sitio de Bilbao, y en el debate posterior para “declarar que los defensores de Bilbao, el general y las tropas y marina, tanto españolas como inglesas, que han hecho levantar el sitio de aquella plaza, han merecido bien de la Patria”, en el que Luxán fijó su posición sobre la situación de la guerra, resaltando la importancia política y no militar de Bilbao y el apoyo que recibió el Ejército de Operaciones del Norte, y especialmente Espartero, su general en Jefe: …Todos sabemos cuál era hace dos meses la situación del país, la de la Nación, de nuestro crédito militar, de nuestro crédito político; las provincias fatigadas por la guerra civil; la división de Gómez recorría con sus hordas desde el Pirineo hasta las columnas de Hércules, y en este estado, la facción forma el atrevido proyecto de tomar a la siempre fiel Bilbao. Como militar conozco bien que Bilbao no es punto estratégico; pero como político reconozco también la importancia de defenderla. E1 Gobierno lo conoció igualmente, y creo de mi deber, manifestarle: llenó los deseos del país; dispuso todo lo necesario para ello; tropas valientes y mandadas por jefes capaces de conducirlas á la victoria se destinaron á ésta empresa. Tropas valientes, digo, a pesar de las calumnias que se vierten contra ellas por los extranjeros llamándolas cobardes, cuando mil oficiales han sellado con su sangre su valor, valor unido al honor y al patriotismo, como la hoja al puño en la espada, calumnias que han herido mi corazón, y excitan mi llanto, porque sangre mía se ha vertido también en Navarra, la sangre de un hermano20 que cayó allí cuando el ilustre general que está aquí sentado, el Sr. Seoane, recibió su honrosa herida. ¡La tierra le sea ligera, que lo sea igualmente a todos los valientes que allí han perecido! Tiempo llegará en que la Patria premie a sus héroes cual merecen; tiempo en que nuestros descendientes venguen esta 19 DSCC de 2 de enero de 1837 20 Se refiere a su hermano Manuel (1794-1835) que murió en Lerín a consecuencia de las heridas recibidas en las Amézcuas (AGM legajo L 2073). Revista de Historia Militar, 125 (2019), pp. 96-130. ISSN: 0482-5748


RHM_125
To see the actual publication please follow the link above