Page 16

Revista_Ejercito_940

NIGERIA: ISLAM Y VIOLENCIA DE PRETEXTO RELIGIOSO En Nigeria, con un 50 % de musulmanes, una exégesis perversa de la doctrina islámica hizo surgir una violencia que no se extinguió con el cambio de milenio. La cara más visible de esta violencia fue el grupo comúnmente conocido como Boko Haram que, tras su adhesión a Daesh en 2015, vio cómo se fracturaba su liderazgo entre Abubaker Shekau y el líder designado por el autodenominado «estado islámico»: Abu Musab al-Barnawi Entre los siglos ix y xvi, los comer‑ciantes árabes fueron introduciendo la religión islámica en el África sub‑sahariana. En el siglo xvii, un predica‑dor originario del sur de Mauritania, Nasir al‑Din, se mostró partidario del establecimiento de la sharía, la ley islámica, aunque fuese mediante el empleo de la fuerza. Entre los años 1673 y 1674 atravesó el río Senegal y estableció, por espacio de una dé‑cada, un territorio dirigido por prin‑cipios islámicos. Usman dan Fodio, miembro de la etnia hausa‑fulani y originario del estado de Gobir, enca‑bezó entre los años 1804 y 1808 un yihad armado que logró establecer un gobierno regido por la sharía llamado califato de Sokoto, que perduró entre 1804 y 1903 y fue el estado de mayor tamaño de África occidental. Llegó a estar compuesto por 31 emiratos de diversos grupos étnicos y ocupaba zo‑nas de Togo, Benín, Níger y Camerún. En 1807, a consecuencia de la campa‑ña contra la esclavitud implementada fundamentalmente por misioneros, el Parlamento británico prohibió el comercio de esclavos y las naves de su Armada comenzaron a patrullar la costa de Nigeria. Tras la expansión del califato de Sokoto, los yoruba fue‑ron acercándose paulatinamente a Gran Bretaña, que se anexionó Lagos en 1861. En 1900 los británicos ya te‑nían el control total de Nigeria. El país se regía por un sistema de gobierno indirecto y continuaban en el poder los líderes tradicionales pero someti‑dos a la autoridad colonial. La metrópoli mantuvo a los diferentes grupos del país divididos entre sí. En el sur, del país la acción de gobierno se realizaba a través de las perso‑nalidades 16  /  Revista Ejército n.º 940 • julio/agosto 2019 locales más manejables y la difusión del cristianismo y de la educación occidental se extendió en gran medida. En el norte, los líde‑res musulmanes se resistían a esa expansión, lo que, unido a que el de‑sarrollo fue mayor en el sur, favoreció el surgimiento de tensiones políticas Luis Antonio González Francisco Cabo primero de la Guardia Civil Los líderes musulmanes del norte se resistían a la expansión del cristianismo lo que, unido a que el desarrollo fue mayor en el sur, favoreció el surgimiento de tensiones políticas


Revista_Ejercito_940
To see the actual publication please follow the link above