Page 41

Revista_Ejercito_940

Premio «Príncipe de Asturias» de Cooperación Internacional 1993 41 guerras de los Balcanes, fundamentalmente en las hemerotecas digitales, descubriría muy pocos artículos, blogs o menciones sobre la AGT Madrid, razón por la que hace tiempo que sostengo la tesis de que es la gran olvidada. Sin ir más lejos, el Ejército de Tierra recientemente ha publicado un especial digital titulado «25 años en Bosnia-Herzegovina», de 30 páginas, en el que su actuación se resume en solo 107 vocablos. Sin embargo, en palabras del general don Luis Carvajal Raggio, por aquel entonces jefe de la unidad en el marco de la operación Alfa-Bravo, «la AGT Madrid desempeñó uno de los papeles estelares de la intervención internacional» en la zona1. No en vano la acción de la Agrupación supuso, en aquellos momentos de máxima tensión entre bosnio-croatas y bosnio-musulmanes, el 25  % del esfuerzo total de la Fuerza de Protección de las Naciones Unidas (UNPROFOR). Además, cabe mencionar sin ánimo de menospreciar a ninguna otra de nuestras unidades que, según se recoge en la propia página web del Ejército de Tierra, «fue la primera en realizar verdaderamente trabajos de operaciones de mantenimiento de la paz (OMP), incrementando las misiones de interposición y de patrulla en Mostar» y añadiendo las de «facilitar ayuda humanitaria, evacuar heridos y refugiados, intercambio de prisioneros y cadáveres, misiones de escolta, mediación entre las partes, apertura de corredores y colaboración con las organizaciones humanitarias» (que ya habían estado realizando las dos AGT españolas anteriores) e iniciando «la señalización y desactivación de campos de minas». Es por todo ello que, con motivo de su participación, se concedió a los cascos azules destinados en la antigua Yugoslavia el premio Príncipe de Asturias de Cooperación internacional 1993 y a la AGT Madrid, además, el prestigioso galardón del Club de Prensa Garbanzo de Plata (17 de noviembre de  1993). Aunque no serían estas las únicas muestras de reconocimiento a sus relevantes méritos, ya que con posterioridad se concedería a la Brigada Paracaidista, núcleo de la Agrupación, la Medalla de Oro de la Comunidad de Madrid, y se declararía al general Carvajal hijo predilecto de la ciudad de Mostar. EL PRIMER RETO Cuando, en abril de  1993, el general de la Brigada Paracaidista comunicó al entonces jefe interino de la III Bandera Paracaidista Ortiz de Zárate, comandante Miguez, que su unidad había sido designada para relevar a la segunda Agrupación Legionaria que entraba en ese momento en zona fue un momento de máxima alegría para todos los componentes de la bandera. La AGT, con 1156 hombres, la mayor parte procedentes de la Brigada de Infantería Ligera Paracaidista Almogávares VI, se compondría de un mando y plana mayor de mando, una compañía de plana mayor, la Bandera Ligera Mecanizada Ortiz de Zárate, el Escuadrón Ligero de Caballería Castillejos II, una compañía de zapadores, una compañía de transmisiones, una unidad de apoyo logístico, una compañía de abastecimiento, un destacamento de terminales, la Compañía de Mantenimiento y el Escalón Médico Avanzado (EMAT). La situación de la III Bandera Paracaidista Ortiz de Zárate, designada como fuerza principal, era inusual y complicada en ese momento, ya que se estaba esperando la designación de un nuevo teniente coronel para mandarla (que finalmente sería el teniente coronel don Juan Yagüe Martínez del Campo) y su cobertura de personal no alcanzaba el ciento por ciento, asunto que se resolvió agregando la 2ª Compañía Paracaidista de la I Bandera Roger de Flor. Ceremonia de entrega de la medalla UNPROFOR. Dracevo, 8 de diciembre de 1993


Revista_Ejercito_940
To see the actual publication please follow the link above