Page 99

Revista_Ejercito_940

Manifestantes de Sudán exigen un Gobierno civil y que se juzgue a al-Bashir 99 un plan de acción claro. Inicialmente fue el general Awad Ibn Auf, exministro de defensa, quien negoció la salida de al-Bashir, pero la presión de los manifestantes hizo que, un día después, fuera reemplazado al frente del TCM por el general Abdel Fatta al-Burhan, que cuenta como vicepresidente con Mohamed Hamdan Dagalo, más conocido como «Hemeti», el hombre fuerte en la sombra que dirige las Fuerzas de Apoyo Rápido, unas milicias que se estima que cuentan con unos 20 000 hombres en Jartum, además de las fuerzas estacionadas en Darfur, y las que actúan en Yemen apoyando a Arabia Saudí3. EL CAMBIO DE RÉGIMEN SE COMPLICA Al asumir el control del país el TCM anunció una serie de medidas: suspensión de la Constitución de  2005, disolución de la Presidencia, Parlamento, Consejo de Ministros y gobiernos provinciales, además de la liberación de todos los presos políticos y un alto el fuego en las regiones de Kordofan y Darfur. Y el 20 de abril representantes de los manifestantes liderados por miembros de la Alianza por la Libertad y el Cambio (ALC) y la Asociación Profesional Sudanesa, (SPA) mantenían conversaciones con el TCM que pronto se suspendieron. En mayo, representantes de ALC volvieron a reunirse con los militares acordando las misiones del consejo soberano, el ejecutivo y el legislativo y un periodo de transición de tres años, en lugar de cinco que proponían los militares. Pero las discrepancias sobre la presidencia y composición del consejo hizo que se rompieran las conversaciones alegando el TCM tiempo para «preparar una atmosfera que permita completar un acuerdo». La respuesta de ALC para forzar al consejo militar a transferir el poder a los civiles fue convocar una huelga general de dos días —28 y 29 mayo— que puso de manifiesto discrepancias en el movimiento popular. Al Oumma, un partido opositor miembro de la ALC, dirigido por el exprimer ministro Sadek al Mahdi, rechazó la huelga, pero en realidad, lo que busca es apoyar al TCM para que la ley islámica siga en vigor4. El éxito de la huelga, que consiguió paralizar gran parte del sector financiero, el transporte y el comercio, provocó la reacción del TCM, que el 3 de junio ordenó a las fuerzas de seguridad dispersar la acampada de los manifestantes en las inmediaciones del Cuartel General que ocasionó 118 muertos y 326 hospitalizados, según el Comité de Médicos. Un día después el TCM cancelaba las medidas acordadas con los manifestantes y anunciaba la convocatoria de elecciones en nueve meses5. REACCIÓN EN EL EXTERIOR La reacción inicial a los sucesos en Sudán ha sido, en general, de cautela y petición de moderación a los militares, destacando las declaraciones del secretario de la ONU, Antonio Guterres, que condenó el uso de la violencia. Sin embargo, las visitas de al-Burhan a los Emiratos Árabes Unidos y Egipto, y Hamdan Dagalo a Arabia Saudí, les han brindado un apoyo que les permitió atacar a los manifestantes, además de recibir inicialmente 250 millones de dólares de un paquete de ayudas de 3000 de Arabia Saudí y los Emiratos Árabes Unidos. Por el contrario Egipto, que apoya al TCM, y preside la UA, no ha podido impedir que ésta suspendiera a Sudán hasta que la junta militar transfiera el poder a un gobierno civil interino6. El Consejo de Seguridad de NN. UU. Tampoco consiguió aprobar una resolución que pedía una solución consensuada sobre Sudán por el veto de China y Rusia, aunque en una declaración conjunta ocho países europeos «condenaban los ataques de las fuerzas de seguridad contra civiles»7. La realidad es que, por el momento, las conversaciones entre los líderes el consejo militar y la protesta están estancadas, aunque la visita del primer ministro etíope Abiy Ahmed a Jartum consiguió que la ALC desconvocase la huelga al proponer un consejo de transición de ocho civiles y siete militares. Como tampoco han tenido repercusiones la vista del encargado norteamericano para África, Tibor Nagy, que pedía una «investigación independiente y creíble» sobre la disolución de la sentada8, ni las declaraciones de la Liga Árabe y la Unión Europea demandando soluciones y un gobierno civil, respectivamente. En realidad Sudán sigue paralizado y nadie sabe cómo sacar al país del punto muerto en que se encuentra, aunque todos reconocen que Sudán no podrá salir solo del colapso económico en que se encuentra. Finalizado por el autor el 19 de junio de 2019. NOTAS 1.  Soudan: Omar el-Béchir jugé la semaine prochain pour corruption. Jeune Afrique. 16  de junio de 2019. 2.  Cohen, H.: the roots of Sudan ´s upheaval. CFR. 9  de mayo de 2019. 3.  Tubiana, J.: the man who terrorized Darfur is leading Sudan´s support transition. Foreign Policy. 14 de mayo de 2019. 4.  Sudan´s Al-Mahdi: military council, ‘Forces of Change’ causing counter-revolution. Africa News. 1 de junio de 2019. 5.  Waish, D.: Sudan´s protesters reject military plan after crackdown kills dozens. 4/5/2019. The New York Times. 4 de mayo de 2019. 6.  La Unión Africana suspende a Sudán hasta que se establezca un gobierno civil. Europa Press. 06 de junio de 2019. 7.  Toll in Sudan army attack jumps as China, Russia block UN action. Al Jazeera. 5 de junio de 2019. 8.  Mallah, H.: US diplomat wants ‘credible’ probe into Sudan crackdown. AP. 15 de junio de 2019.


Revista_Ejercito_940
To see the actual publication please follow the link above