Page 102

Revista de Historia Militar 118

catorce. El parte que le remitió a su jefe decía Atravesé la brecha. Tengo EL MATRIMONIO DE LOS MILITARES 101 fueran suficientes para llenar el cupo. Este último caso se produjo en 1794, ante la cercanía de las tropas francesas30. La exención del servicio militar se extendía no solo a los casados sino también a los que habían contraído esponsales. Ante el simple rumor de una nueva quinta se multiplicaba el número de matrimonios y algunos mozos, sin intención de matrimonio, para retrasar el alistamiento pedían dispensa de parentesco al Papa, que era el único que podía concederla mediante bula. Para evitar la picaresca se determinó que solo quedaban exentos los que hubiesen concertado esponsales o contraído matrimonio antes de los quince días anteriores a la orden o fecha del sorteo. El fraude durante el siglo XVIII debió ser notable, pues en 1819 se declaró no exentos a “los que hubieran contraído esponsales en el acto del alistamiento y los que se hubieren casado con posterioridad a la expedición de la Real Orden para la Quinta”. Durante la I GM, la expedición inglesa al continente estuvo compuesta inicialmente por soldados voluntarios, todos solteros. Posteriormente, ante el aumento del número de bajas, la Ley de Servicio Militar de enero de 1916 ordenó el reclutamiento forzoso de los varones solteros entre 18 y 41 años31 y una posterior Ley de Servicio Militar del mismo año, extendió la obligatoriedad a los varones casados. Con estas leyes la expedición inglesa al continente pudo pasar de 907.000 efectivos en 1 de diciembre de 1915 a 1.801.000 el 1 de octubre de 1916 y a 1.801.000 el 1 de octubre de 1917, en que alcanzó el máximo32. Durante la Guerra Civil, los mandos para las misiones más arriesgadas preferían a los solteros. Yagüe antes del ataque a Badajoz, después de haberse informado de la Compañía de Legionarios que tenía más solteros, formadas las unidades pidió voluntarios33. Todas las compañías dieron un paso al frente y eligió, por aquella razón, a la 16ª Cía al mando del capitán Rafael González y Pérez-Caballero. Éste el 14 de agosto de 1936 en el asalto de Badajoz fue herido tres veces. Con sus legionarios lanzó dos asaltos a la bayoneta y después de atravesar las trincheras enemigas, consiguió llegar después de duros combates hasta la misma Plaza de España de Badajoz. De noventa hombres que formaban la 16ª Cía bajo su mando sólo quedaron ““catorce hombres. No necesito refuerzos”34 . Yagüe, junto con otros oficiales, 30 BORREGUERO BELTRÁN, Cristina: El Reclutamiento militar por quintas en el Siglo XVIII. Universidad Valladolid, 1980, p. 187. 31 STEVENSON, David: Historia de la primera Guerra Mundial 1914-1918. Barcelona 2013, p. 292. 32 Ibídem, p. 293. 33 Información facilitada por D. José Francisco España Morell. 34 TOGORES, Luis E.: Yagüe. La Esfera de los libros. Madrid, 2010, p. 250. Revista de Historia Militar, 118 (2015), pp. 101-110. ISSN: 0482-5748


Revista de Historia Militar 118
To see the actual publication please follow the link above