Page 121

Revista de Historia Militar 118

120 ESTEBAN MIRA CABALLOS sus adversarios y por la escasez de recursos económicos que reducían el número de hombres disponibles31. La defensa de las colonias nización militar en los siglos XV y XVI. Málaga, 1993, p. 491. siglo XVII, Sevilla, E.E.H.A., 1986, p. 21. . , En lo referente a los territorios coloniales, el objetivo siempre fue que la defensa se costease de las rentas que cada uno de ellos producía32. También Portugal, durante los años que estuvo anexionada a España, debía financiar su propia salvaguardia costera, así como sus presidios y armadas. Había territorios, como la isla de Cerdeña, que no ofrecían ingresos a la Corona porque todas sus rentas se gastaban en su propia defensa. Sin duda, un gran esfuerzo económico pero parecía coherente que la defensa de las colonias o del imperio portugués se financiase de sus propias rentas. Ahora bien, según el derecho medieval castellano sólo el monarca podía construir fortalezas y nombrar alcaides. Sin embargo, en el caso de las colonias americanas esta facultad fue delegada con frecuencia en capitanes generales y adelantados. En cuanto a la estrategia, hubo claramente una política de sostenibilidad del sistema: primero, solo se fortificarían los grandes enclaves coloniales, aquellos que eran estrictamente necesarios para garantizar el control de las remesas de oro y plata americana, cuya principal interesada era la misma institución. Y segundo, todas las colonias debían autofinanciarse, a través de impuestos propios. La mayor parte de estas fortificaciones y su sostenimiento se financiaron del situado, es decir, de unas partidas de dinero de la hacienda real indiana que se destinaban a sufragar gastos de la administración colonial. Dicho numerario se usó con frecuencia para financiar la defensa, desde las construcciones militares a los salarios de los militares de las principales guarniciones33 . Aunque a fin de cuentas era dinero de menos que recibía la Corona tenía la ventaja de que evitaba la salida de capital de la Península, favoreciendo la autofinanciación de las colonias. Mediante el situado se financiaron las principales construcciones defensivas indianas, como las de Portobelo, Veracruz, o La Habana34. 31 THOMPSON, I.A.A.: “La guerra en la historia moderna. La Revolución Militar y la trayectoria de España”, en Actas de las V Jornadas de Historia en Llerena. Llerena, 2004, pp. 24-25. 32 NAVARRO GARCÍA, Luis: “El arte de la guerra en la conquista de América”, en La organización 33 CASTILLO MELÉNDEZ, Francisco: La defensa de la isla de Cuba en la segunda mitad del 34 Así, por ejemplo, en 1590 se dispuso que se destinasen 10.762 pesos anuales procedentes del situado para la construcción de la fortaleza del Morro de La Habana. PÉREZ GUZMÁN, Revista de Historia Militar, 118 (2015), pp. 120-146. ISSN: 0482-5748


Revista de Historia Militar 118
To see the actual publication please follow the link above