Page 157

Revista de Historia Militar 118

156 LUCAS MOLINA FRANCO kach, discutió con las autoridades españolas la entrega de estas alzas asegurando y prometiendo el alemán, el comienzo del suministro para el último trimestre de 1944 o el primero de 1945. Dicha promesa, evidentemente, no se cumplió. Los fusiles ametralladores Z.B.-26 –conocidos desde la guerra civil por nuestro ejército– fueron elegidos como armamento normal del mismo. Para ello se decidió la fabricación en nuestro país de esta arma (aunque en su versión Z.B.-30, que se diferenciaba de su predecesor en un regulador de gases y alguna otra mejora de menor entidad), a lo que los alemanes accedieron pero con ciertas condiciones. Estas pasaban por adquirir 5.000 armas Z.B.-26 directamente a la “Waffenwerke Brünn”. El 15 de febrero de 1944 se recibían en la frontera de Irún los 100 primeros fusiles ametralladores Z.B.-26 del contrato, que a la postre serían los únicos que llegarían a España. Dos meses más tarde, la Maestranza de Madrid, en Acta nº 118 bis, se hacía cargo de los mismos. Quedaron, por tanto, sin entregar al Ejército español las 1.000 alzas de las ametralladoras Z.B.-37, 4.900 fusiles ametralladores Z.B.-26 completos15 y los 100 correctores y accesorios de otras tantos fusiles ametralladores Z.B.-26 entregados en febrero de 1944. En noviembre de 1944, del importe total del contrato se habían pagado ya a la casa 35.233.566,62 ptas. y se habían depositado en ROWAK 846.300 ptas. Pero el valor del material recibido en España era solo de 26.735.250 ptas., por lo que había un exceso en poder de la casa contratante de 8.498.316,02 ptas. Se produjo un tercer contrato con la “Waffenwerke Brünn” para la adquisición de componentes y medios auxiliares para fabricar los fusiles ametralladores Z.B.-30J16. Se trataba de un importantísimo acuerdo que, desgraciadamente no se llevó a efecto, para adquirir en Alemania componentes parcialmente acabados y maquinaria-herramientas para la fabricación en España del fusil ametrallador Z.B.-30 cuya patente se había adquirido a “Waffenwerke Brünn”. De no conseguir el transporte a España del herramental, calibres y plantillas –como así ocurrió– habría que construirlo, por lo que la fabricación de los fusiles se retrasaría los años que se hubieran que emplear en la producción de estas herramientas. El montante de este contrato ascendía a 17.360.000 ptas., del cual no se llegó a depositar nada ni en la propia casa contratante ni en ROWAK. Por último, aunque se negoció un contrato con la casa checa para una nueva adquisición de ametralladoras de 15 mm y su munición, que preveía 15 Como hemos visto con anterioridad, 1.600 fusiles ametralladores Z.B.-26 estaban en camino en los 16 vagones remitidos por “Waffenwerke Brün” y se perdieron en Francia. 16 Informe de la Comisión de Compras del Ministerio del Ejército en Alemania 15 de noviembre de 1944. Ficha 3. AGMAV. Caja 24.705. Fondo del antiguo Ministerio del Ejército. Revista de Historia Militar, 118 (2015), pp. 156-184. ISSN: 0482-5748


Revista de Historia Militar 118
To see the actual publication please follow the link above