Page 191

Revista de Historia Militar 118

190 JOSÉ LUIS VEGA ALBA las conductas, actitudes, los planes del departamento naval desde finales de 1896, renovados en 1897, y los despliegues de las fuerzas norteamericanas previas a su estallido, a pesar de los desesperados y tardíos intentos del Gobierno español para detenerla13. Se cumplía la conocida sentencia de Clausewitz -la guerra es la continuación de la política por otros medios- porque el gobierno americano ya había ajustado los objetivos de la guerra a los de su política exterior. Todavía el 26 de mayo, un diario tinerfeño manifestaba su esperanza de que no hubiera guerra, en el archipiélago canario obviamente porque la derrota en Cavite ya se sabía, y registraba la llegada del general Montero a la isla redonda. 2.- LOS ACONTECIMIENTOS EN CANARIAS A la llegada del nuevo capitán general, la situación en esa isla, y en las restantes del archipiélago, era de tensión e incertidumbre debido a la guerra de Cuba, asunto de alta sensibilidad para los canarios, debido a los fuertes lazos existentes entre ambas poblaciones por la tradicional emigración a la isla antillana, con su secuela del envío de remesas, y la propia guerra en la que participaban unidades canarias desde 1895 14. En ese contexto de inquietud, el general Montero había nombrado una comisión técnica para el estudio de las posibles zonas de desembarco y defensas necesarias en Santa Cruz, uno de los objetivos de un posible ataque, según le había comunicado el ministro de la Guerra a fines de marzo 15. Seguidamente, realizó una visita a varios puertos del archipiélago entre los días 25 de abril y el 6 de mayo para conocer el estado social y militar reinante en esas islas, en especial en Gran Canaria, cuyo puerto era considerado un objetivo de alto interés por su situación, actividad comercial, escala de vapores y sus depósitos de carbón. 13 ARCHIVO HISTÓRICO NACIONAL (AHN). Estado, legajo nº 8664. Correspondencia entre el ministro del Estado, duque de Almodóvar del Río, y su embajador en Londres, conde de Rascón. Carta de 11 de marzo. Se lamenta de que «con el pretexto de maniobras navales, que rara vez duran más de dos o tres semanas, se colocó, a mediados de enero en los cayos de las Tortugas, una escuadra americana a distancia solo de 8 millas de la isla de Cuba, y que continúa en los cayos a mediados de marzo, sin que haya todavía probabilidad alguna de que se disuelva o tome otro rumbo». 14 La Gaceta, real orden de 19 de octubre de 1895. El batallón expedicionario de Cuba estaba formado por compañías de Baleares (4) y Canarias (2). Creado el 19 de octubre, partió para las Antillas en noviembre. 15 CASTELLANO J.M. y CLAR FERNÁNDEZ, J.Mª.: Los planes de defensa del archipiélago go en el siglo XIX.. Santa Cruz de Tenerife y Las Palmas de Gran Canaria, 2009, pp. 128 y 182. La primera página ofrece detalles del trabajo de la comisión; y la segunda precisa que recibió, el treinta y uno de marzo, indicaciones de que la capital era objetivo de un posible ataque. Revista de Historia Militar, 118 (2015), pp. 190-220. ISSN: 0482-5748


Revista de Historia Militar 118
To see the actual publication please follow the link above