Page 194

Revista de Historia Militar 118

LA CRISIS DEL 98 EN CANARIAS. LOS GENERALES MONTERO… 193 de que las noticias provenientes de las zonas de operaciones no eran tranquilizadoras. El ritmo de las obras se aceleraba con la presencia en las islas de los batallones peninsulares Mallorca y Luchana (Las Palmas); y los de Segorbe y Cuba (Tenerife) desde el 10 de abril. Y el Gobierno decidió la pronta expropiación de terrenos en la Isleta, en Las Palmas, para emplazar las baterías proyectadas. El Diario de Las Palmas, de 12 de abril, anunciaba la llegada del general Segura para mandar los batallones de reserva, convertidos en activos, de Las Palmas, Guía y Arrecife. Otros tantos batallones habían sido organizados y activados por el gobierno militar de Tenerife19. El periódico informaba que dos compañías del batallón Luchana partirían, en la noche del veinte, para la isla de La Palma, donde el batallón de reserva nº 3 había sido movilizado (algo más de 600 hombres); una compañía del batallón de reserva lo haría para Gando el veintiuno, y otra para Agaete en breve plazo. Las fuerzas bajo mando del general Segura y las de infantería y los medios adicionales de artillería que guarnecían la capital e isla grancanaria y Lanzarote fueron detalladas por el coronel Díaz, segundo del general Segura, en una obra posterior20. Las autoridades de Fuerteventura habían solicitado fuerzas que el capitán general no pudo proporcionar porque los recursos eran limitados y Lanzarote, adonde habían sido enviadas dos compañías reforzadas, tenía prioridad en razón a su situación, su puerto y la vulnerabilidad al ser uno de los objetivos probables. Las exiguas guarniciones de La Gomera y El Hierro tampoco pudieron ser reforzadas, a pesar de que sus respectivos gobernadores militares habían hecho urgentes llamadas en ese sentido. Las fuerzas de reserva habían sido movilizadas a inicios de abril y su total en la provincia se aproximaba a los 6000 hombres, brazos que se apartaban de las actividades productivas y que, por tanto, habrían de repercutir negativamente en la economía del archipiélago si la guerra se prolongase en exceso. El plan diseñado respondía a parámetros conocidos, esto es, basado en refuerzos en artillería y hombres, en ese orden, ante la ausencia de fuerzas navales de entidad para complementar la defensa de las Islas. A este respecto, la división de destructores, al mando de Villaamil, había arribado a las Islas el 17 de abril, y llegó a pensarse que permanecería en ellas para 19 GARCÍA y DÍEZ, Manuel: Defensa de las Islas Canarias: organización de un cuerpo de ejército insular y recuerdos de los más señalados hechos de su historia, Madrid, 1899. Era el segundo del general Segura y autor de unos apuntes sobre la defensa de Canarias, basada en la organización de un cuerpo de ejército que dispondría, en tiempos de paz, de una brigada activa y dos divisiones en reserva. 20 Ibídem, pp. 11 y 24-25. Revista de Historia Militar, 118 (2015), pp. 193-220. ISSN: 0482-5748


Revista de Historia Militar 118
To see the actual publication please follow the link above