Page 201

Revista de Historia Militar 118

200 JOSÉ LUIS VEGA ALBA que llegaron a montarse, en la capital Santa Cruz, cocinas económicas para esos familiares38. Hubo iniciativas públicas y privadas. Una de estas últimas la protagonizó el director del hotel Metropole, Las Palmas, que entregó al alcalde de la ciudad 1625 pts. para el socorro a esas familias, suma recogida en una función benéfica celebrada en el hotel Inglés. Entregó, asimismo, 16 199 pts., recaudadas con destino a la suscripción nacional para el fomento de la Marina y los gastos de la guerra39. punto de vista económico. El año había comenzado mal debido a la pérdida de cosechas de grano por la escasez de lluvias, situación de penuria que agravaría la guerra y acentuaría la inestabilidad interna al provocar un acusado que ya despegaba con fuerza- y la pérdida de poder adquisitivo por la depreciación casi completa en el primer cuatrimestre y los negocios -incluido el siempre floreciente de la importación de carbón- atravesaron una situación difícil que no superarían hasta bien vencido el segundo semestre40. Efectivamente, la provincia no estaba en situación boyante desde el declive en las actividades comerciales -excepto en la de los plátanos, monetaria originada. En consecuencia, la paralización comercial fue La decisión del capitán general de rebajar (licencia temporal) a parte de los soldados movilizados debió sintonizar con amplios sectores de la población y con los medios de prensa, que la solicitaban desde días antes, y sería adoptada y generalizada por el Gobierno días después, debido, sin duda, a que la amenaza americana se desvanecía con la aceptación de las bases del acuerdo de paz41. Admitida esa premisa, sorprende que el general Montero, quien notificaba puntualmente sus desplazamientos interinsulares a su ministro -como evidencian sus telegramas de 26 de abril y de 6 de mayo sobre su salida a Gran Canaria y su regreso- no le solicitara su aprobación, o la pusiera en su conocimiento con la debida justificación42. Si lo arriba expuesto parecía razonable, ¿Qué había ocurrido para que el general fuese cesado de forma fulminante? El general Montero tenía noticias del acuerdo sobre el cese de hostilidades en la guerra -tele38 CIORANESCU, Alejandro: Historia de Santa Cruz de Tenerife, tomo IV, 2º edición, 1998. Santa Cruz de Tenerife, p. 118. 39 Jable, Ulpgc. Diario de Las Palmas, 11 de mayo de 1898. 40 QUINTANA NAVARRO, Francisco: Informe de los cónsules británicos. Madrid, 1992, pp. 521-522. 41 Jable, Ulpgc. La Opinión de Santa Cruz de Tenerife de 12 de agosto de 1898. Hacia una llamada en este sentido. … la próxima suspensión de las hostilidades, seguro presagio de una paz cierta, hace presumir que nuestra digna primera autoridad militar, si para ello tiene amplias facultades, o en su defecto al Gobierno decretará muy pronto la disolución de las reservas movilizadas en estas islas …. 42 AGMS. Sección 1ª, legajo nº M3885. Mensajes nº 1994 y 2355 de fechas 26 de abril y 6 de mayo, respectivamente, en los que notifica su salida hacia Gran Canaria y regreso a Tenerife. Revista de Historia Militar, 118 (2015), pp. 200-220. ISSN: 0482-5748


Revista de Historia Militar 118
To see the actual publication please follow the link above