Page 214

Revista de Historia Militar 118

LA CRISIS DEL 98 EN CANARIAS. LOS GENERALES MONTERO… 213 «Contará con una fuerza de caballería, cuarenta hombres, treinta caballos, mando un capitán. Contesto a su telegrama de ayer»70. A partir de este mensaje, se sucederían las decisiones y los acontecimientos. El ministro de la Guerra trasladó a la capitanía un mensaje de la Dirección General de la guardia civil en el que se informaba sobre la orgánica de la nueva unidad, señalaba que había quedado satisfecha la lejana petición de la diputación (1895), y requería datos acerca de la guardia provincial. En ese mensaje y en otros, se pedía noticias sobre la posible distribución de la unidad en función de los servicios previstos, la disolución de la guardia provincial, la petición de voluntarios para su trasvase a la de nueva creación, número que finalmente quedaría fijado en trece. Por último, el comandante de la nueva unidad informaba al capitán general, el 27 de noviembre de 1898, que «con la llegada de los últimos 14 (guardias) en el vapor correo la unidad de la guardia civil está en condiciones de prestar el servicio que V.E. tenga a bien ordenar». El capitán general, Delgado Zulueta desde mediados de septiembre, era la máxima autoridad provincial porque el archipiélago se hallaba, hasta febrero de 1899, en estado de guerra71. Antes de la llegada de la unidad, hubo que solucionar el problema de los alojamientos que requirió largos trámites adicionales. La situación se resolvería, finalmente, en la sesión del ayuntamiento santacrucero de 20 de julio de ese año, en la que se autorizó el alojamiento de la fuerza en la capital y su coste, que no debía exceder las 2000 pts. La larga trayectoria para el establecimiento de la nueva fuerza policial había finalizado, aunque la lucha por la disponibilidad de los alojamientos en las Islas continuaría durante algún tiempo72. 5.- CONCLUSIONES El año 1898 fue difícil para Canarias, hasta el punto que su soberanía llegó a estar cuestionada. El optimismo inicial -por las razonables expectativas creadas en el teatro antillano (autonomía) y el filipino (acuerdo de 70 AIMC. Tenerife. Fondo nº 2, caja nº 1100, carpeta nº 24. Telegrama del ministro de la Guerra de fecha 12 de agosto de 1898. 71 Ibídem, caja nº 1100, carpeta nº 24. El capitán general Montero debió pedir opinión al jefe de la guardia provincial, pues consta en el expediente un extenso escrito, de su puño y letra y fechado el 8 de julio de 1898, en el que, lógicamente, defiende la continuidad de su unidad -la guardia provincial- «que ha estado prestando servicio desde 1876, y le recuerda los anteriores intentos de sustituir a la unidad». 72 Jable, Ulpgc. El diario España de Las Palmas, 11-XI-1898, aplaudía la presencia de la guardia civil. Revista de Historia Militar, 118 (2015), pp. 213-220. ISSN: 0482-5748


Revista de Historia Militar 118
To see the actual publication please follow the link above