Page 65

Revista de Historia Militar 118

64 JUAN ANTONIO GÓMEZ VIZCAÍNO della, pero que se debe tener a buena dicha que haya sitio y pueda haber fortifi cación en que se puedan y se hayan de ocupar todas las fuerzas con que el enemigo saltare en tierra, como se ocupará todas las veces que fuere el lugar fortifi cado de la manera que digo y hubiere en él el dicho presidio ordinario; no hay para que parar en eso sino que bastará que al tiempo que será necesario se ponga allí la gente que se pudiere para que con la de la propia ciudad dé lugar a que se pueda meter más con el armada de V. M., la cual presupongo que en caso que venga la enemiga haya de ser en estado tal que la pueda seguir y que trayendo en ella siete ó ocho mil infantes pueda desembarcarllos sino en el propio lugar donde ella asentare, a lo menos tan cerca que puedan entrar en él antes que su ejército se asiente, de manera que se lo pueda estorbar; lo cual sucedería fácilmente a la dicha ciudad de Cartagena por ser tan grande el cerco y la fortifi cación della, y por el contrario sería muy difícil de hacerlo a la plaza del monte de las Salinas sino fuese con fuerzas superiores, las cuales serían mas difíciles de juntar tan a tiempo que bastasen. Desta manera bastaría tener de ordinario en la ciudad mucha artillería y munición y vitualla para toda la gente que se pudiese ofrecer meter en ella, que aunque no se ofreciese haberla menester para la propia ciudad, no sólo no dañaría a la hacienda de V. M., pero sería para todo de grandísimo servicio, pues que siendo el dicho puerto y ciudad de Cartagena en parte que puede servir de magazen a las plazas de Berbería y de las islas y de su armada, y así mismo para el pasaje de la gente que desde allí se suele enviar siempre a muchas partes, tengo por cosa muy necesaria que haya allí siempre gran provisión para todo, tanto más que pasada la ocasión que la fuerza la puede haber menester, con distribuirlo al cabo del verano a las partes y cosas que digo porque no se pudra y se pierda, se podrá todo renovar cada año sin que haga nueva costa, ó ya que se haga alguna, será tan poca que no será digna de consideración. Y pues en esta provisión de vitualla está entendido que demás del bizcocho y harina ha de entrar también algún trigo, se acuerda que será necesario no solamente proveerle de muchos molinos de a brazos, pero que también se habrán de mandar hacer todos los que se pudieran de viento. Parecerá por ventura que con ser mucho mayor el rodeo de la dicha fortifi cación que no es de la montaña de las Salinas, será asimismo mucho mayor la costa y será menester más tiempo para acabar la que no iría a la otra, y no es así, porque con ser el monte más lejos de la ciudad y mucho más alto, es cierto que con más difi cultad y mucho más costa se subirán allí los materiales y todo lo necesario que a la otra parte que cae más cerca y más cómoda. Tras esto en el monte no hay cosa ninguna principiada ni Revista de Historia Militar, 118 (2015), pp. 64-76. ISSN: 0482-5748


Revista de Historia Militar 118
To see the actual publication please follow the link above