Page 84

Revista de Historia Militar 118

EL MATRIMONIO DE LOS MILITARES 83 a los Oficiales de mayor grado, que por sus circunstancias no puedan mantenerse con decencia: fundándose, en que son incomparablemente mayores los inconvenientes, que se siguen de la libre concesión de casamientos, que los que pueden resultar de su denegación. Y asimismo mando no se admitan Oficiales casados de Coronel abajo en los Regimientos de Infantería, Caballería y Dragones de mis Tropas, ni en el Cuerpo de Ingenieros, Estado Mayor de Artillería, ni puedan gozar sueldo de tales: extendiéndose esto mismo para en adelante a los que estando admitidos de solteros a mis Servicio, se casen después, aunque sea con mi Real permiso”. Felipe V tuvo sus dudas, y fue remiso al aprobar el citado Decreto, pues consideraba excesivo la separación del servicio del militar que se casaba sin su permiso, y tenía problemas de conciencia al poner restricciones al matrimonio de sus súbditos por ser éste un sacramento de la iglesia. Para alejar dudas, se asesoró convenientemente de civiles y religiosos hasta tener la expresada “entera seguridad de conciencia”. Entre los asesoramientos religiosos destaca el dictamen del Arzobispo de Segovia, quien le puso de manifiesto que los cambios de guarnición de los regimientos iban acompañados de aumentos de mujeres en los prostíbulos, al ser abandonadas por sus parejas, amén del peligro de bigamias por los frecuentes traslados de las unidades12. La “entera seguridad de conciencia” de la conveniencia de la aprobación del decreto la basó en “que son incomparablemente mayores los inconvenientes, que se siguen de la libre concesión de casamientos, que los que pueden resultar de su denegación”. Para limitar los abandonos, los militares casados no podían embarcar sin licencia de la esposa pues por Real Resolución “se prohíbe a los casados que se embarquen sin las licencias de sus mujeres por las fatales consecuencias que resulta de su abandono, principalmente cuando no se señalan alimentos”13. Cuando Carlos III accedió al trono de España, por el fallecimiento de su hermano Fernando VI, concedió un indulto general que alcanzaba a todos los que se habían casado sin licencia. Las numerosas peticiones del indulto hicieron patente la escasa observancia de la prohibición de casarse sin la licencia. En vista de ello en 30 de octubre de 1760, Carlos III aprobó otra “Ordenanza de S.M. sobre prohibición de Casamientos de Ofi ciales sin su 12 DÍEZ MUÑIZ, Evangelino: “El matrimonio de militares en España”, en Revista de Historia Militar, nº 27, 1969, p. 84. 13 O’BIRNE HOYOS, Alexander: El matrimonio castrense. http:/www.bdigital.unal.edu.co/ Revista de Historia Militar, 118 (2015), pp. 83-110. ISSN: 0482-5748


Revista de Historia Militar 118
To see the actual publication please follow the link above