Page 93

Revista de Historia Militar 118

92 RAFAEL GONZÁLEZ-MORO VELA ÉPOCA DE LA RESTAURACIÓN Sobre el matrimonio de los militares se dictaron muchas disposiciones. La postura oficial sobre el tema, está recogida en el informe que elaboró el Consejo Supremo de Guerra y Marina en Madrid el 16 de Febrero de 1901, que por su interés y por contener toda la problemática del tema, reproducimos parcialmente a continuación: “Excmo. Señor. En Real orden de 30 de septiembre último se interesa informe este Supremo Consejo exponiendo las reglas que podrían llevarse a cabo para conceder autorización para contraer matrimonio los Generales, Jefe y Oficiales y sus asimilados. Pasado el expediente a los Señores Fiscales, el Togado en censura de 28 de noviembre y el Militar en la suya de 8 de enero próximo pasado, expusieron lo siguiente: “El Fiscal Togado dice: que las cuestiones relativas al matrimonio de los militares son tan complejas que difícilmente puede hallarse una solución que armonice los intereses y las exigencias de la sociedad en general, con los particulares del Ejército; la libertad del hombre para cumplir el deber de crear una familia, con el deber de consagrar su tiempo, su trabajo y toda su actividad y su atención al servicio del Ejército. Es el Ejército una institución fundamentada sobre bases especialísimas. La necesidad es con frecuencia el criterio que dirige sus destinos; y ante ella tienen que ceder las consideraciones de todo otro género que por razonables que parezcan, pueden contrariar en lo esencial los fines de la institución armada, destruir las condiciones necesarias para que los individuos que la forman llenen su misión del modo más perfecto posible, o crear dificultades que entorpezcan su acción. En este concepto y reconociendo nosotros que el matrimonio es el estado más moral y más conforme a la misión en el mundo,del hombre que no aspire a la perfección de la castidad, entendemos sin embargo, que en general el matrimonio produce muy fatales consecuencias en el Ejército; y ya que no sea posible prohibirlo en absoluto en todas las clases y jerarquías de la milicia, porque a ello se oponen la moral, las costumbres y los intereses de la sociedad, es necesario restringir todo lo posible la libertad de los militares para casarse y no restringirla por modo suave, sino con gran severidad y energía, dictando reglas muy estrechas que eviten para lo sucesivo Revista de Historia Militar, 118 (2015), pp. 92-110. ISSN: 0482-5748


Revista de Historia Militar 118
To see the actual publication please follow the link above