Page 102

MEMORIAL CABALLERIA 81

Historia y Patrimonio HISTORIA unificación de las nuevas brigadas polivalentes, si bien se aprecia el objetivo de convertirlas en verdaderas grandes unidades interarmas, no deja de llamar la atención, ya sea solo desde el punto de vista institucional, la pérdida de la referencia al Arma, que se hace difícil de comprender cuando otros nombres institucionales se mantienen. Pero, repito, esa discusión ya corresponde a los que están en actividad y saben de ello más que los que ya solamente sabemos historia. Quizá este trabajo pudiera parecer una reivindicación de un Arma acorazada. No lo en-tiendo así, o al menos en el concepto de otros países con infantería, caballería y arma acora-zada que nos han hecho derramar litros de tinta. Mi opinión, y simplificando, es que hay una institución que ataca, ocupa y defiende y otra que explora, reconoce y realiza movimientos muy profundos. Unos requieren una sólida cohesión, centralización y gran fortaleza moral, y otros, iniciativa y reacción ante situaciones inciertas y relativamente aisladas. Demos a cada cual la montura que le corresponda. Lo que es claramente erróneo es que unos cumplan las misiones de los otros y viceversa, y mucho más que haya tres instituciones en liza. Memorial de Caballería, n.º 81 - Junio 2016 101 CONCLUSIONES El artículo «El largo camino de la Caballería», escrito en 1988 y al que se hizo mención en la primera parte de este trabajo, y que como se dijo no llegó a publicarse, terminaba con una serie de conclusiones que me permito volver a traer, pues tras cinco lustros creo que todavía tienen cierta actualidad: «Los tiempos han cambiado, los Ejércitos han evolucionado, se han reducido y la tendencia es que se reduzcan aún más. Los conflictos que se adivinan parece que implicarán a Grandes Unidades Elementales nacionales integradas en Gran-des Unidades Superiores multinacionales. Nuestros conceptos de Armas deben ir parejos a los de nuestros aliados. En este entorno ¿dónde y cómo debe estar nuestra Caballería? En las Unidades Ligeras. Es preciso crear el concepto de una Caballería para unidades ligeras, de gran movilidad, de gran ligereza y con una potencia de fuego relativa a su Gran Unidad. Una combinación de vehículos muy ligeros, con cierto grado de protección y el apoyo de unos blindados tanto para favorecer el reconoci-miento como para enfrentarse a carros enemigos. Los estudios luego dictaminarán si esta Caballería debe ser orgánica de Brigada o debe encuadrarse en un Regi-miento Independiente o incluso en una Brigada del Arma. En las Unidades Pesadas. En este campo la Caballería ha alcanzado un de-sarrollo muy importante. Quizá, según mi opinión, debieran desaparecer de la denominación de los Regimientos los términos de “Ligero Acorazado” y “Acora-zado” que provienen de otra orgánica. Quizá todos los Regimientos deberían tener la misma composición. Buscar la identidad de la Caballería, tanto en la orgánica de sus unidades como en sus materiales. La esencia de la Caballería no está en el carro, está en sus vehículos de exploración de todo tipo, tanto los que puedan serlo para unidades ligeras, como los que puedan serlo para las unidades pesadas. Eso sí, apoyados por carros y por vehículos de combate de todas las clases. En todo este entramado debe existir la Caballería Aérea (no el apoyo de heli-cópteros, que es otra cosa). Deliberadamente no he hecho referencia a este tema en todo el artículo y que requeriría de un estudio muy específico».


MEMORIAL CABALLERIA 81
To see the actual publication please follow the link above