Page 118

MEMORIAL CABALLERIA 81

Historia y Patrimonio HISTORIA En 188512 se volvieron a modificar los uniformes de los regimientos del arma, en esta ocasión con predominio del instituto de cazadores, aunque la mayoría de las prendas fueron comunes para cazadores y lanceros. Estos últimos vistieron los botones propios de los cazadores con la corneta de relieve en el centro en su nuevo dolmán, prenda que sustituía a la levita. Muestra de la evolución del emblema según se puede observar en los botones reglamentarios de 1892 y 1931. A la izquierda, lanceros desde 1892 a 1931, y a la derecha, botón de Caballería desde 1931 hasta 1939. (Imágenes cedidas por el coronel de Caballería don Antonio Bellido Andréu). Memorial de Caballería, n.º 81 - Junio 2016 117 LANZAS Y SABLES El reglamento de 189213 va a presentar importantes novedades, pues en los bo-tones de la guerrera de los lanceros se pasó a represen-tar dos lanzas y dos sables cruzados. Igual ocurrió en el resto de los institutos y de-más unidades del arma de Caballería, que iban a com-partir de forma general y visi-ble el nuevo emblema en sus uniformes, con la tradicional excepción de los húsares. Por si no bastase lo anterior, las mismas lanzas y sables, a los que ya se referían expresamente con la denominación de emblema del arma, fueron bordadas en blanco en las mantillas de las monturas, logrando la identificación completa del conjunto jinete-caballo con su arma. Aunque hemos encontrado la primera referencia de nuestro emblema, no deja de resultar con-tradictorio que en los años siguientes se encuentren disposiciones que, por un lado, reafirmaban su existencia, como en 189614, cuando al Regimiento María Cristina 27 se le autorizaba a sustituir el emblema del arma, compuesto de dos lanzas y dos sables cruzados, por sus iniciales M.C. coro-nadas, y, al mismo tiempo, otras que parecían ignorarla, si nos guiamos por una circular publicada en 190415 convocando un concurso con el fin de adoptar un emblema para las armas de Infantería y Caballería que pudiera servir de distintivo general en ellas para llevarlo en el cuello y botones de sus uniformes. ¿Es que no lo había? Abundando en el tema, también en 1896 se publicó el libro Glorias de la Caballería española, escrito por el capitán de Infantería Antonio Gil Álvaro. Llama la atención que en todo el libro ni se mencione ni aparezca reproducción alguna del emblema de Caballería, cuando el mismo presenta un compendio histórico del arma y se representan todos los escudos de las unidades de la época. Ni siquiera se emplea el emblema en el caso de los regimientos que no disponen de escudo propio. Sí que se pueden encontrar los sables y las lanzas, pero de forma aislada y como complemento de otras composiciones gráficas. Por otra parte, en la documentación oficial consultada no se ha podido encontrar ninguna resolución que publicara el fallo del concurso de emblemas arriba citado. Dejando atrás los primeros pasos hacia la aparición del color kaki en la uniformidad del Ejército español, vamos a acercarnos a 1909, año en que se publicó el reglamento de uniformidad de Caba-llería que se ha considerado más significativo de entre todos los publicados, pues dio paso a la época 12 Caballería. Uniformes. Modificando el uniforme de los regimientos del arma de Caballería. Real Orden Circular número 82 de 23 de febrero de 1885 y Circular de 26 de abril de 1885 que la aclara. Cartilla de uniformidad para el arma de Caballería. Real Orden de 27 de junio de 1885. 13  Reglamento de uniformidad para los Cuerpos del arma de Caballería. Real Orden de 11 de junio de 1892. 14  Reglamentos. Uniformidad. Vestuario. Regimiento Cazadores de María Cristina 27 de Caballería. Real Orden Circular de 2 de enero de 1896. 15  Real Orden Circular de 13 de agosto de 1904 (DO núm. 80).


MEMORIAL CABALLERIA 81
To see the actual publication please follow the link above