Page 67

MEMORIAL CABALLERIA 81

Orgánica y Materiales ley, PRP-4, BRM-3K...), además de los denominados autoametralladoras-cañón (AAML H-90, ERC 1/2...), que vienen a ser una opción intermedia entre los carros ligeros y los VRC medios, pero que están en clara decadencia. En consecuencia con lo anterior, es imposible dar una norma exacta sobre la potencia de fuego de estos vehículos, ya que dependerá de las necesidades y preferencias de cada usuario. Sin em-bargo, a título meramente orientativo, cabe afirmar que las tendencias más notables indican que los VRC medios montarán torres similares e, incluso, las mismas de los VCI/C, mientras que los ligeros contarán generalmente con armas de autodefensa (ametralladoras y/o lanzagranadas automáticos) instaladas en torre o en estaciones de armas. En el caso especial de los VRC dotados de conjuntos multisensores en mástil para realizar fun-ciones ISTAR (inteligencia, reconocimiento, vigilancia y adquisición de objetivos), debemos aclarar que su potencia de fuego dependerá del vehículo seleccionado como plataforma y del uso que se le piense dar. Recordemos que a menudo son sencillamente VRC equipados para incrementar sus posibilidades de reconocimiento. Resumiendo, por hacer una sencilla comparación, podríamos decir que la potencia de fuego de los VRC medios y ligeros será similar a la citada para los VCI/C y VTT, respectivamente, pero sin olvidar que dadas las misiones que tendrán que asumir, habrá que poner especial interés en incorporarles equipos de visión de largo alcance (diurnos y nocturnos), navegador (inercial y GPS), sistema de gestión del campo de batalla y transmisiones mejoradas (VHF y HF). PIEZAS ATP DE ARTILLERÍA Las tendencias actuales indican que, en el futuro, la gran mayoría de modelos serán de calibres 152 o 155 mm, bien con torre giratoria o con la pieza en montaje externo. Por consiguiente, los obuses de 105/122 mm (y también las piezas de 130 mm usadas por China y la India) que aún prestan servi-cio en una treintena larga de ejércitos (M-108 y 2S1 en la mayoría de los casos) irán desapareciendo paulatinamente, al igual que los cañones ATP de 175 y 203 mm (M-107/110 norteamericanos y 2S7 ruso). Por otra parte, las exigencias cada vez mayores en cuanto al alcance de tiro se refiere, obligan a alargar la longitud de las piezas, de manera que los tubos cortos de los antiguos obuses están siendo sustituidos por cañones-obuses de hasta 52 calibres de longitud, dotados de nuevos equipos de freno y recuperadores neumáticos, que consiguen alcances superiores a los 50 km con municiones especiales. 66 Memorial de Caballería, n.º 81 - Junio 2016 La tendencia a montar piezas ATP sobre chasis de ruedas no ha tenido hasta el momento una especial aco-gida. Sin embargo, la nece-sidad de incorporar piezas muy potentes pero con gran movilidad estratégica, está favoreciendo la aparición de versiones instaladas so-bre chasis de camión que cabe considerar a mitad de camino entre las remolcadas y las ATP. Hasta la fecha po-demos citar la Caesar fran-cesa, la Atmos 2000 israelí, la T5 Condor sudafricana, la FH-77BD sueca y la Mobat holandesa, todas ellas de Siguiendo el camino de la pieza francesa Caesar, cada día aparecen más ejempla-res que, utilizando chasis de camiones, más o menos protegidos, se sitúan entre las piezas remolcadas y las ATP.


MEMORIAL CABALLERIA 81
To see the actual publication please follow the link above