Page 105

RHM_extra3_2015_500 años Gran Capitán

104 CARLOS JOSÉ HERNANDO SÁNCHEZ la instauración del tribunal español en la vecina Sicilia en 1503-, además de oponerse a la expulsión de los judíos. De hecho, el Gran Capitán estu-vo en estrecha relación con preeminentes miembros de la minoría hebrea como el filósofo León Abravanel –convertido en su médico personal- y el mercader catalán Pablo Tolosa, uno de los hombres más ricos del reino y uno de los principales financiadores del ejército español. De origen con-verso, Tolosa había llegado a Nápoles bajo Ferrante I, a raíz del estable-cimiento de la Inquisición en España. Tras obtener en 1486 la ciudadanía napolitana, al igual que otros mercaderes catalanes, fue ampliando su red de negocios, centrados en el comercio de cereales, y consiguió hacerse con diversas concesiones regias, incrementadas tras la conquista española. Sus privilegiadas relaciones con el Gran Capitán desencadenarían graves acusaciones de especulación con motivo de la concesión de las tratas de trigo en momentos de carestía213. Menos polémicas fueron las relaciones de Gonzalo con la cultura local, que intentó reactivar tras la dispersión producida por la guerra. Así lo refleja la reapertura de la Universidad de Nápoles y el nombramiento de un nuevo Prefecto de la misma, cargo aso-ciado al de Capellán Mayor del Reino y que permitía una amplia influencia sobre ese ámbito fundamental de la vida intelectual. Esta se vio favorecida también por el apoyo a la reapertura de la Academia dirigida por Pontano hasta su muerte en 1503, así como a la publicación de las obras del gran humanista de la corte aragonesa214. A ello se unió la protección brinda-da a figuras como el poeta de origen barcelonés Benett Garret, conocido como Cariteo en la Academia Pontaniana, de la que había sido uno de los máximos exponentes, dedicando parte de su producción –íntegramente en italiano- a la exaltación de la casa de Aragón con el concurso del mito 213 Tolosa dirigía una extensa red mercantil a la que pertenecían otros comerciantes catalanes como Gerom Beltram, Bernat Costa, Miquel Arboes, Anton Vidal o Gabriel Barò. Gracias a esos ingresos pudo beneficiarse también del ascenso social de muchos hombres de negocios de su tiempo y adquirir varios feudos en la provincia de Terra d’Otranto, así como una villa en las afueras de Nápoles. Su carrera se vería coronada por el ingreso en el seggio de Porta-nova y el consiguiente acceso a un estatus nobiliario que sancionaría al comprar el condado de Matera en 1514 y emparentar con linajes como los Sanseverino della Saponara y los Minutolo. Después de prestar múltiples cantidades a los últimos reyes aragoneses y a nobles como los filofranceses príncipes de Bisignano y de Salerno, prestó también grandes sumas a los principales nobles del reino, a los sucesivos virreyes y al propio monarca. Vid. Maio-ne, Pasquale, “Paolo Tolosa e la sua cappella nella chiesa di Monteoliveto”, Samnium, XV, 1942, pp. 42-59; Del Treppo, Mario, “Stranieri nel Regno di Napoli. Le élites finanziarie e la strutturazione dello spazio economico e politico”, en Rosetti, Gabriella (coord.), Dentro la città. Stranieri e realtà urbane nell’Europa dei secoli XII-XVI, Nápoles, 1989, pp. 179-233: 207-208 y Musi, Aurelio, Mezzogiorno spagnolo. La via napoletana allo stato moderno, Guida, Nápoles, 1991, pp. 146-147. 214 Vid. Hernando Sánchez, Carlos José, “Las letras del héroe…”. Revista de Historia Militar, II extraordinario de 2015, pp. 45-114. ISSN: 0482-5748


RHM_extra3_2015_500 años Gran Capitán
To see the actual publication please follow the link above