Page 124

RHM_extra3_2015_500 años Gran Capitán

EL GRAN CAPITÁN. GENIO REVOLUCIONARIO DE LA TÁCTICA ... 123 un general en jefe siempre pendiente de la batalla, cuando varíe algo básico y nos ofrezca ventajas el cambio, porque “saber en la guerra conocer la ocasión y tomarla, aprovecha más que ninguna otra cosa”. Exige “disciplina” “que en la guerra puede más que el furor” y “prepa-ración física”, porque “la natura engendra pocos hombres fuertes, la indus-tria y el ejercicio hacen muchos”. El hacer ejercicios diarios, las interminables marchas cargados con to-dos los arreos de la guerra y el cuidado en general de la salud y de la moral de cada soldado, lograba profesionales sanos y fuertes, ya que “más vale la virtud de los guerreros que la muchedumbre de ellos”. Además les anima a mantener esa virtud tan propia del militar, la “auste-ridad”, y así “aveza a los guerreros a despreciar el vivir delicado y el vestir Revista de Historia Militar, II extraordinario de 2015, pp. 115-142. ISSN: 0482-5748 lujurioso”. Proclama D. Gonzalo la ventaja de mantener los sitios el tiempo nece-sario, por duro que sea, para que la rendición se produzca sin un excesivo gasto, en hombres y recursos, de sus fuerzas, porque “mejor es vencer al enemigo con el hambre que con el hierro”. Preconizaba que no se debían, sin poner en peligro la resistencia de los hombres, alargar las campañas durante todo un año, y así en los meses más fríos coincidía con esa opinión tan en boga en los demás ejércitos de sus-pender las campañas. Pero su inmenso genio huía sistemáticamente de las decisiones ya definidas de antemano y así, recordando lo de que peleaba cuando “se le ofrece bastante ocasión para ello”, en Garellano, en los peo-res momentos de aquel horrible diciembre, y mientras los franceses, hacien-do bueno el principio de que en esa época se suspendía el combate y las unidades se reponían, lanza el ataque general y definitivo que le llevará a la victoria final en la campaña italiana. En la cuestión “logística”, para dar a su ejército más movilidad, pres-cindió de la variada impedimenta que se arrastraba y la unificó, dejando solo lo necesario y asignando carruajes según el tipo de unidad, de forma que ordenadamente se transportara todo lo necesario: picos, palas y otras herramientas para los trabajos en el campo, las tiendas, las marmitas y de-más utensilios. Y para asegurar la subsistencia, en cualquier situación por desfavorable que fuera, se preocupó en que cada soldado llevara consigo una cantidad de harina para poder cocer su propio pan. Sus campamentos también se montaban obedeciendo a normas preestablecidas sobre el terreno a utilizar y a cómo montarlo, asignando lugares y calles para las capitanías, los caballos, los carruajes, la alimentación… de forma que cada uno tenga su sitio, se proteja lo importante y se puedan activar sus tropas rápidamente para el combate.


RHM_extra3_2015_500 años Gran Capitán
To see the actual publication please follow the link above