Page 142

RHM_extra3_2015_500 años Gran Capitán

EL GRAN CAPITÁN. GENIO REVOLUCIONARIO DE LA TÁCTICA ... 141 Los franceses consiguen poner orden en sus potentes tropas y se re-organizan para presentar batalla reuniendo cuantas fuerzas en repliegue se Revista de Historia Militar, II extraordinario de 2015, pp. 115-142. ISSN: 0482-5748 acogen a la zona. El choque de ambos ejércitos es brutal y las bajas se multiplican en ambos bandos, pero la llegada de nuevas capitanías españolas pletóricas de moral, rompen el equilibrado resultado y dan la vuelta a la situación. Ya muy cerca de Gaeta, junto al puente de Mola, la acometividad y la bravura de los españoles, batían a la gloriosa caballería francesa que peleaba así su último combate en tierras italianas. Cercados en la casi inexpugnable fortaleza de Gaeta, la resistencia fran-cesa, aunque se habían reunido más de 5.000 hombres, con buenos capi-tanes, artillería, munición y vituallas, duró poco, pues era la moral la que estaba destrozada. El señor de D´Aubigny, caballeroso adversario de don Gonzalo, rindió la plaza diciendo: “No sé qué virtud alabar más en Vuestra Señoría si la de las Armas o vuestra liberalidad, porque con la una ganáis reinos y vencéis a las gentes y con la otra ganáis voluntades. Un solo consuelo llevamos los malaventurados que a Francia volvemos vivos, haber sido vencidos por un capitán que su gente de guerra tiene por mejor buenaventura morir que disgustarle, sin les dar pagas, ni comida ni bebida”12 D Gonzalo que autorizó el regreso a Francia, de cuantas tropas se pudo embarcar en barcos franceses, mientras el resto partió a pie por tierras de la Iglesia camino de Roma, siendo estos últimos muertos en gran parte por la acción de los naturales de esas tierras, consagraba así la fuerza que durante dos siglos iba a dominar Europa. Se cierra así, triunfalmente, la 2ª campaña de Italia que garantizará para España el reino de Nápoles, durante más de dos siglos y D. Gonzalo Fernán-dez de Córdoba, duque de Sessa, Terranova y Santángelo, pero luciendo sobre todo el título ganado de boca de sus soldados de Gran Capitán, con 51 años y en el apogeo de su fama y gloria, envaina su invicta espada de soldado, cerran-do la historia de sus extraordinarias campañas militares, que se prolongarán ya sin él, en Pavía, San Quintín, Gravelinas, Grönmgen… y es que las tropas españolas adquirirán la reputación, ganada por D. Gonzalo de ser invencibles. Es de reseñar como la figura del Gran Capitán, desborda su proyec-ción puramente militar para convertirse en un icono político que en Ita-lia mantendrá un vivo recuerdo durante mucho tiempo y que en España se convertirá, ya fallecido, en el ejemplo y guía de los primeros años del gran emperador Carlos I. 12 MARTÍN GÓMEZ: El Gran Capitán. Almena, 2000, pág. 180.


RHM_extra3_2015_500 años Gran Capitán
To see the actual publication please follow the link above