Page 147

RHM_extra3_2015_500 años Gran Capitán

146 ANTONIO JOSÉ RODRÍGUEZ - EDUARDO DE MESA que el recluta típico del siglo XVII era un soldado de origen humilde, ya fuera reclutado voluntariamente o a la fuerza. La nobleza seguía militando en las filas del ejército, pero ahora ya no lo hacía exclusivamente en un cuerpo como la caballería, sino que la nobleza había encontrado su fun-ción como oficiales del ejército, reduciéndose notablemente su proporción sobre el conjunto del ejército. Ahora los nobles eran muy pocos, por lo que su representatividad en el seno del ejército estaba mucho más acorde con su importancia y sus números dentro de la sociedad. Además los soldados vestían de una manera mucho más modesta y barata –acorde con sus orígenes sociales–, con uniformes y armas hechas en masa, y que en nada se diferenciaban a la de sus compañeros, habien-do abandonado por completo cualquier armadura defensiva metálica. Con la aparición de los vestidos de munición, a la altura de la década de 1660 todos los Tercios del ejército español vestían de una manera diferente los unos de otros –para diferenciarse–, estableciéndose que los soldados de la misma unidad vistieran de manera idéntica, con las mis-mas prendas y colores, desapareciendo la capacidad de que los soldados engalanaran como quisieran7. El tradicional individualismo en el com-bate, o en el vestido, que ejemplificaba el espíritu guerrero de tradición medieval8, era sustituido por uniformes idénticos que representaban la lucha en grupo y el espíritu de pertenecer a un cuerpo. La individualidad quedaba relegada frente a la disciplina férrea y el grupo. Se pasaba de unos guerreros que querían diferenciarse de los demás –tanto social y físicamente, como en sus acciones–, a unos soldados que todos tenían un aspecto idéntico. Realmente el prototipo de soldado de finales del siglo XV poco o nada tenía que ver con uno de finales del XVII, ni en su aspecto, armamento u ori-gen social. De hecho realmente el prototipo de soldado de finales del siglo XVII en esencia se parece mucho más a los soldados del siglo XX o XXI que a los de 200 años antes, ya que los uniformes y armas de fuego portátiles eran sus dos características principales. Por todo ello debemos preguntarnos ¿Qué papel tuvieron España y el Gran Capitán en esta evolución progresiva del Arte de la Guerra? 7 Rodríguez Hernández, Antonio José: Los Tambores de Marte. El Reclutamiento en Castilla durante la segunda mitad del siglo XVII (1648-1700). Universidad de Valladolid, Valladolid, 2011, pp. 53-58. 8 Parker, Geoffrey: La revolución militar. Innovación militar y apogeo de Occidente (1500- 1800). Crítica, Barcelona, 1990, pp. 104-106. Revista de Historia Militar, II extraordinario de 2015, pp. 143-188. ISSN: 0482-5748


RHM_extra3_2015_500 años Gran Capitán
To see the actual publication please follow the link above