Page 149

RHM_extra3_2015_500 años Gran Capitán

148 ANTONIO JOSÉ RODRÍGUEZ - EDUARDO DE MESA castrenses, pasaría a convertirse en la maquinaria militar que asombró al mundo gracias al Gran Capitán13. La primera enseñanza, y tal vez la más importante, fue la preeminen-cia del combatiente de a pie sobre el montado. Debido a las características propias de la sociedad castellana de la Edad Media, los peones tuvieron un importante papel durante la Reconquista al formar los mayores contingentes de las milicias concejiles y de las hermandades. En numerosas ocasiones soportaron el peso de las acciones militares14. Dicha infantería sirvió en las cabalgadas, talas y emboscadas que las fuerzas cristianas desencadenaban contra el enemigo, en las que la velocidad al atacar y retirarse era fundamen-tal. No es de extrañarque su armamento se basara en la potencia de fuego, derivada primero del uso de ballestas, jabalinas, dardos y, posteriormente, armas de fuego; apoyadas por hombres armados con lanzas, espadas y escu-dos. El infante castellano era especialista en desplegarse en orden abierto y combatir en una guerra de movimientos. Además, la complicada orografía de la península ibérica supuso que la caballería pesada nobiliaria no pudiera alcanzar un rol tan significativo como en el resto de Europa. Por lo tanto, la guerra irregular predominante en la península ibérica supuso que las batallas campales fueran una rareza durante los siglos XIV y XV en las guerras contra Granada. Durante la última fase de la guerra de sólo tuvieron lugar dos combates de entidad que podrían considerarse como batallas: Lucena (1483) y Moclín (1485). Además, la estrategia de conquista y mantenimiento del territorio por parte de las fuerzas de los Re-yes Católicos provocó entre 1482-1492 la poliorcética –la guerra de sitio–, caracterizará dicho enfrentamiento15. De esta forma de guerra estática nació la segunda enseñanza: el uso determinante de los cañones para destruir las defensas de posiciones consideradas inexpugnables16. El despliegue masivo de un nutrido tren de artillería constituyó la pieza clave para conquistar un estado que basaba su defensa en una serie de posiciones estratégicamente claves,situadas en una orografía abrupta y difícil17. 13 Jiménez Estrella, Antonio: “Don Gonzalo de Córdoba: el genio militar y el nuevo arte de la guerra al servicio de los Reyes Católicos”, en Chronica Nova, nº 30, 2003-2004, pp. 191-211. 14 Power, James F.: A Society Organized for War: The Iberian Municipal Militias in the Central Middle Ages 1000-1284. University of California Press, Berkeley, 1988. 15 Para el ejército de Castilla durante la Guerra de Granada: Ladero Quesada, Miguel Ángel: Castilla y la conquista del Reino de Granada. Diputación de Granada, Granada, 1987; y McJoynt, Albert D.: “Introducción” de a la obra de Prescott, William H.: The Art of War in Spain: The Conquest of Granada (1481-1492). Greenhill, Londres, 1995, pp. 13-56. 16 Cook, Weston F.: “The cannon conquest of Nasrid Spain and the end of the Reconquista”, en The Journal of Military History, nº57, 1993, pp. 43-70. 17 Ladero Quesada, Miguel Ángel: Castilla y la conquista..., op. cit., pp. 123-128. Revista de Historia Militar, II extraordinario de 2015, pp. 143-188. ISSN: 0482-5748


RHM_extra3_2015_500 años Gran Capitán
To see the actual publication please follow the link above