Page 157

RHM_extra3_2015_500 años Gran Capitán

156 ANTONIO JOSÉ RODRÍGUEZ - EDUARDO DE MESA 10 años42. No existían escuelas de oficiales, ya que la mejor escuela era el propio ejército. Al contrario que otros ejércitos donde era habitual que se eligieran a los nuevos oficiales entre la nobleza o los sujetos adinerados, se intentó que los ascensos en los Tercios fueran por valía y veteranía, y no por sangre o dinero, lo que no evitó que se cometieran irregularidades43. A pesar de éstas, lo cierto es que los Tercios no tenían una estructura estamental, como por ejemplo ocurría con el ejército francés, en el que muchos regi-mientos eran propiedad de sus coroneles, dándose el caso que muchos eran muchachos nobles que habían heredado la unidad de sus padres44. En los Tercios españoles no pasaba esto, y en la cúspide de los mismos podía haber sujetos de orígenes muy humildes, aunque siempre la nobleza lo tenía más fácil, ya que las ordenanzas –y el propio Consejo de Guerra– favorecían su ascenso, ya que a los caballeros de sangre ilustre podían ser nombrados con 5 o 6 años de servicio, frente a los 10 que como mínimo necesitaban los no privilegiados45. El modelo hispano de soldado plebeyo –o de extracción hidalga humil-de–, pero profesional y en activo todo el año, demostró ser efectivo cuando las pagas y los premios no faltaban46. Estos infantes demostraron su vete-ranía y capacidad frente a los ejércitos formados apresuradamente por los enemigos de España, compuestos fundamentalmente por nobles a caballo, milicias urbanas o puros mercenarios, a los que se apercibía y armaba para luchar en cualquier ocasión puntual o exclusivamente en la campaña militar veraniega. Durante las Guerras de Italia o las primeras campañas en Flan-des, las tropas españolas cosecharon importantes victorias militares –pese a su inferioridad numérica–, gracias a la conjunción de profesionalidad, oficio militar, precocidad en el uso de las armas de fuego, y el uso conjunto de éstas con la pica. Estas tropas formarán los primeros ejércitos permanentes de Europa, todo un signo de modernización para la sociedad y una necesidad para el 42 AGS, SP, leg. 1431. Ordenanzas Militares impresas de 1632. 43 Jiménez Estrella, Antonio: “El reclutamiento en la primera mitad del siglo XVII y sus po-sibilidades venales”, en Andújar Castillo, Francisco y Felices De La Fuente, María del Mar (Eds.): El poder del dinero. Venta de cargos y honores en la España del Antiguo Régimen. Biblioteca Nueva,Madrid, 2011, pp. 169-190.Rodríguez Hernández, Antonio José: “Patentes por soldados. Reclutamiento y venalidad en el ejército durante la segunda mitad del siglo XVII”, en Chronica Nova, nº33, 2007, pp. 37-56. 44 Sobre la venalidad en el ejército francés: Rowlands, Guy: The Dynastic State and the Army under Louis XIV. Royal Service and Private Interest, 1661-1701. Cambridge University Press, Cambridge, 2002, pp. 166-171. 45 Rodríguez Hernández, Antonio José: Los Tambores…, op. cit., p. 114. 46 Thompson,I.A.A.: “El soldado del Imperio: Una aproximación al perfil del recluta español en el Siglo de Oro”, en Manuscrits, nº21, 2003, pp. 17-38. Revista de Historia Militar, II extraordinario de 2015, pp. 143-188. ISSN: 0482-5748


RHM_extra3_2015_500 años Gran Capitán
To see the actual publication please follow the link above