Page 167

RHM_extra3_2015_500 años Gran Capitán

166 ANTONIO JOSÉ RODRÍGUEZ - EDUARDO DE MESA en su viaje a Flandes por el Camino Español (1567), se entregaron 15 mosque-tes a cada compañía de infantería española78. Desde entonces los mosqueros se convirtieron en la élite de las compañías de infantería, ya que contaban con 3 escudos de sobresueldo en compensación por la dureza del trabajo, ya que requería hombres fuertes y robustos. Es decir, un mosquero cobraba el doble que un soldado con plaza sencilla, o no especializado79. Estos eran los solda-dos mejor pagados, aunque su equipo era más caro. En cuanto a los costes, el equipo completo de un arcabucero (con todos los pertrechos esenciales como frascos y frasquillos), costaba en las fábricas Reales de España –en 1615– 30 reales, y 50 el del mosquetero80, aunque los precios variaron mucho. 2.3. La capacidad defensiva de la infantería: el uso de la pica La pica era considerada en el siglo XVI la reina de las armas por trata-distas como Londoño, Scarión o Barroso81.De hecho por un tiempo eso fue así, y la pica no perdió consideración e importancia hasta bien entrado el siglo XVII. Ciertamente era un arma bastante versátil, pese a sus grandes dimensiones, ya que debía medir 26 palmos castellanos (unos 5,42 metros), si bien se admitía que pudieran medir algo menos, entre 24 y 25 palmos. Era especialmente útil en acciones defensivas frente a la infantería, y muy especialmente ante una carga de caballería. Además las picas eran baratas de producir, al costar unos pocos reales –entre 3 y 4 y ½–, dependiendo de su longitud82, lo que hacía que la pica fuera un arma mucho más barata para equipar en masa a la infantería. Su precio, unido a la escasa formación que necesitaba un soldado para manejar una pica, hicieron que se convirtiera en el arma más común de los soldados europeos de la primera mitad del siglo XVI, hasta que las armas de fuego portátiles fueron ganando progresiva-mente la partida al evolucionar y perfeccionarse. 78 Almirante, José: Diccionario militar. Etimológico, histórico, tecnológico. Imprenta del de-pósito de Guerra, Madrid, 1869, pp. 812-813. Borja Pérez, Jorge: La historia de las armas de fuego portátiles a través de la colección del museo del ejército. Ministerio de Defensa, Madrid, 1999. 79 Ordenamiento de 1602 en Flandes, en: Clonard, Conde de: Historia orgánica de las armas de infantería y caballería españolas desde la creación del ejército permanente hasta el día. Imprenta D.B. González, Madrid, 1851-62, tomo IV, pp. 274-278. 80 AGS, GA, leg. 799. Consulta del Consejo de Guerra, 6/11/1615. 81 Barroso, Bernardino: Teoría, practica y exemplos. Cario Antonio Malatesta, Milán, 1628, pp. 18 y ss. Londoño, Sancho de: Discurso sobre la forma de reducir la disciplina militar a mejor y antiguo estado. Ministerio de Defensa, Madrid, 1992 (original Bruselas, 1589), p. 32. Scarión, Bartolomé: Doctrina militar. Pedro Crasbeeck, Lisboa, 1598, p. 88. 82 AGS, GA, leg. 1256. Consulta del Consejo de Guerra, 27/9/1639. Revista de Historia Militar, II extraordinario de 2015, pp. 143-188. ISSN: 0482-5748


RHM_extra3_2015_500 años Gran Capitán
To see the actual publication please follow the link above