Page 172

RHM_extra3_2015_500 años Gran Capitán

DEL GRAN CAPITÁN A LOS TERCIOS: LA HERENCIA DE GONZALO ... 171 con al menos el 10% de mosqueteros99, por lo que a partir de entonces la mitad de los hombres disponían de armas de fuego. La teoría no siembre era seguida, algo que podemos observar gracias a las muestras que pasaban las tropas. De hecho parece que en desde muy pronto las unidades que servían en Sicilia mantenían una alta potencia de fuego, ya que las muestras de 1572 y 1574 dan como resultado que entre el 70 y 80% de la infantería disponía de arcabuces y mosquetes100. En otros casos la ratio entre armas de fuego y picas era menor, sobre todo cuando se trataba de solda-dos recién reclutados que se embarcaban desde España, como los 3.719 que lo hicieron en 1594 en las galeras para Italia (de los que el 53% disponía armas de fuego)101, o los 2.460 que llegaron a Flandes por mar en 1615, de los que el 55% llevaban esa clase de armas102. Pero a partir de comienzos del siglo XVII aumentó el número de bocas de fuego de los ejércitos españoles por encima de los dictados de las ordenanzas, y en 1601 la muestra del Ejército de Flandes indica que el 62% de la infantería española usaba mosquetes y arcabuces103. Las nuevas ordenanzas de 1632 volverían a modificar la proporción de pi-queros por compañía, a 70 de 200 soldados efectivos –sólo un 35%–, hacien-do evidente la progresiva importancia que iba cobrando el arma de fuego104. A pesar de ello, durante el resto del siglo XVII el número de piqueros sólo llegaría a descender levemente debido el avance táctico y numérico de la ca-ballería –fundamentalmente a partir de la década de 1640–, lo que contribuirá a que no se abandone del todo la pica. Esta seguía siendo el arma esencial para mantener a un escuadrón de infantería a salvo de la caballería. Sin la pica las armas de fuego quedaban expuestas a ser arrolladas por cualquier carga. Du-rante la segunda mitad del siglo XVII el armamento de las compañías estuvo regulado a partes iguales entre arcabuces, mosquetes y picas105. La ordenanza promulgada en Flandes en 1685 por el Maestre de Campo General D. Fran-cisco Antonio de Agurto para unificar voces y movimientos, estimaba en sus ejemplos que un tercio podía tener 436 hombres para formar escuadrón, de entre los cuales había 144 piqueros, 144 mosqueteros y 148 arcabuceros106. 99 Belloso Martín, Carlos: op. cit., p. 163. 100 Ibídem, pp. 123 y 133. 101 AGS, G, leg. 127 f. 3. Muestra de la infantería embarcada, 1594. 102 AGS, E, leg. 629 f. 133. Relación del número de gente que hubo en las 38 compañías de infantería española, 29/10/1615. 103 Parker, Geoffrey: El Ejército…, op. cit., p. 321. 104 AGS, SP, leg. 1431. Ordenanzas Militares impresas de 1632. 105 AGS, GA, Libro 345 f. 153. Relación de lo que importa cada mes, y en un año, el socorro de un tercio de infantería española, 14/1/1678. 106 Portugués, Joseph Antonio: Colección General de Ordenanzas militares. Imprenta de Anto-nio Martín, Madrid, 1764, Tomo I, pp. 177 y ss. Revista de Historia Militar, II extraordinario de 2015, pp. 143-188. ISSN: 0482-5748


RHM_extra3_2015_500 años Gran Capitán
To see the actual publication please follow the link above