Page 193

RHM_extra3_2015_500 años Gran Capitán

192 GUISEPPE RAGO Por ello, la destitución napolitana por parte de Fernando el Católico (1507) será considerada como un episodio traumático, como una verdadera y repenti-na ruptura que interrumpe una trayectoria que, probablemente, habría llevado al Reino Napolitano a una definición distinta, incluso en términos de construc-ción identitaria “nacional” respecto a cuanto habría sucedido después6. En Nápoles, Gonzalo es el héroe de la batalla de Ceriñola (1503) que supuso la victoria sobre los franceses; el protagonista del desafío de Barletta sobre el que el yugo del invasor (en este caso, precisamente, identificado con los franceses). Pero Gonzalo, héroe del “siglo de oro” español es, ante todo, aquel que ha vencido previamente a los turcos, en Granada en 1492 y en Ce-falonia en 1500. A partir del comienzo del siglo XVI, su figura se contrapo-ne simbólicamente al pater patriae de la formación otomana - Mehmet II, el Gran Turco (en contraposición, precisamente, a la denominación de Gran Capitán que se afianza). Gonzalo entra en Nápoles el 16 de mayo de 1503 poco después de la de-cisiva victoria militar7. La entrada triunfal en la ciudad es fundamental para comprender lo específico urbano a partir de las relaciones entre el nuevo poder y las bases municipales consolidadas (nobleza, “sediles” o distritos, gobierno de los “Electos”). Tales bases estaban muy arraigadas en el territo-rio urbano, incluso en términos de representación de estatus (con palacios, capillas, o distritos señoriales) y de unificación en barrios homogéneos de familiar aliadas, cuando no ligadas por vínculos familiares. Por tanto, tales bases tienen también una repercusión urbana y la trayectoria de la toma de la ciudad, la ordenación urbana derivada, describe –y, en cierta medida, reescribe- una nueva iconografía del poder y una nueva imagen de la ciudad, de sus lugares más emblemáticos y representativos. Lo fue tras la entrada de Alfonso el Magnánimo después del largo asedio de 1441, así como por el levantamiento del arco del triunfo de Castel Nuovo; lo será para Carlo V en 15378. La entrada por la Puerta Capuana representa, evidentemente, una novedad respecto a la entrada de Alfonso más de medio siglo antes: de esta manera se consagra, desde este momento y por mucho tiempo, la defensa amurallada aragonesa oriental y, en particular, la primera puerta con la que se encuentra el que viene de Capua y, por tanto, de Roma, como acceso principal de la ciudad e imagen de la ciudad desde el extranjero (fig. 1). 6  En lo referente a la destitución se mira en la bibliografía citada de De Marchi: G, D’Agostino, La capitale ambigua. Nápoles de 1458 a 1580, Nápoles 1979, pg. 131-132; C.J. Hernando Sánchez, El Gran Capitán… cit., pg. 1839-1843; E. Belenguer, Ferdinando e Isabella. I re cattolici della politica europea del Rinascimento, 1999, ed. It. Roma 2001, pp. 292-307. 7  C.J. Hernando Sánchez, La imagen… cit., p. 153. 8  T. Megale, «Sic per te superis gens inimica ruat»: l’ingresso trionfale di Carlo V a Nápoles (1535), en Archivio storico per le province napoletane», CXIX, 2001. Revista de Historia Militar, II extraordinario de 2015, pp. 189-214. ISSN: 0482-5748


RHM_extra3_2015_500 años Gran Capitán
To see the actual publication please follow the link above